Internet reúne centenares de imágenes de distintos lugares, años, temáticas y calidad, lo cierto es que no todas son de uso libre y es importante que antes de tomarlas verifiques el tiempo de licencia que las respalda y así evitar cualquier inconveniente.

Existen bancos de imágenes gratuitas y totalmente libres, pero otras tienen algunas restricciones y pueden ser utilizadas siempre y cuando  se cumplan algunos requisitos como citar correctamente la procedencia. Otra alternativa para acceder a imágenes libres es comprar el derecho de uso.

Una licencia, no es más que el conjunto de reglas que determinan cómo y bajo qué condiciones un autor autoriza que su obra sea utilizada. Los derechos de autor (©Copyright), protegen el contenido en su totalidad. Es decir respaldan al autor en el caso que la obra sea utilizada por terceros sin autorización o sin cumplir la licencia correspondiente.

En Literal te contamos sobre seis licencias para la utilización de imágenes sin afectar a sus autores.

Reconocimiento: Esta licencia permite realizar diversas acciones con la imagen como reproducirla, ajustarla y compartirla para cualquier fin, incluso el comercial siempre y cuando se cite al autor.

Reconocimiento y obras bajo la misma licencia: Permite todo lo anterior con la condición que cualquier obra que se derive de la imagen utilizada tendrá las mismas autorizaciones y se podrá usar para fines comerciales.

Reconocimiento – Sin Obra Derivada: Con esta licencia se puede redistribuir la imagen para fines  comerciales y no comerciales, pero no se debe mostrar íntegra, sin modificaciones y se debe dar el crédito respectivo al autor.

Para usos no comerciales: Esta licencia permite modificar y construir a partir de la imagen siempre que sea utilizada con fines no comerciales. Cualquier obra derivada de la original debe citar a su autor y tampoco puede usarse para fines comerciales.

Sin obra derivada: Permite que cualquier persona pueda descargar la imágen y compartirla con otros sin transformarla y reconociendo a su autor. Solo se permite para usos no comerciales.

De dominio público: Son todas aquellas creaciones cuyo periodo de protección de derechos de autor ha expirado y las disponibles en los bancos de imágenes gratuitas.

Utilizar imágenes sin previa autorización del autor o infringiendo la licencia que las respalda, puede tener consecuencias negativas sobre tu trabajo, una de ellas puede ser la solicitud expresa de parte del autor de retirarla de tu sitio web o campaña en redes sociales en la que las estés utilizando. Incluso, podés enfrentar hasta una demanda legal que te obligue a pagar una indemnización por el incumplimiento de la licencia.

Para que esto no te suceda y tengas imágenes variadas y de calidad, existe la alternativa de  recurrir a los bancos de imágenes gratuitas, que te brindan la facilidad de utilizar imágenes sin ningún condicionamiento.