Durante la crisis sanitaria por coronavirus, estudiar en línea ha sido una de las alternativas que se ha puesto en práctica en la mayoría de los países del mundo para evitar aglomeraciones en centros de estudios, minimizar el riesgo de contagio entre los estudiantes y sus docentes y continuar con el proceso de aprendizaje.

Para muchos adaptarse a esta modalidad ha sido complicado, sin embargo hacen su mejor esfuerzo y tratan de sacar el máximo provecho de la tecnología y así no retrasar sus clases.

Al tener acceso a internet y dispositivos como celulares, laptops o tablets, te verás tentado a estar todo el tiempo en redes sociales, pero debés poner un alto y cumplir primero con las asignaciones con igual rigor de cuando se las entregabas a tus maestros en físico.

En Literal hemos preparado algunas recomendaciones para tomar en cuenta durante tus estudios en línea o para que acompañes a lo pequeños de casa a llevar sus estudios a distancia con éxito.

 

Motivación: Recuerda que el estudio a distancia requiere constancia, paciencia y adaptación. Cuando sientas mucho cansancio es recomendable hacer pausas cortas para despejar la mente y poder concentrarte de nuevo.

Además, es recomendable que intercales las actividades y así no te afecte la rutina, ni tengas que estar con un video o audio mucho tiempo. Debés buscar el equilibrio.

Disciplina: El hecho de no asistir de forma presencial a un colegio o escuela no te exime de responsabilidades, por eso es necesario que estudies, hagás tus tareas y proyectos en las fechas establecidas.

No habrá ningún maestro que te lo recuerde y te pida que estudies constantemente.

Descanso real: Pasar mucho tiempo frente a los aparatos tecnológicos es desgastante, por lo que debes asegurarte un descanso reparador que te permita estar preparado para la siguiente clase.

Concentración: Para ello es necesario que adecues un espacio en tu casa, destinado al estudio y el video clases o conferencias. Ten presente siempre que debes cumplir con tus obligaciones escolares con la constancia y determinación con la que te levantas cada día para asistir al aula física.

Organízate: Identifica las obligaciones y tareas más urgentes para realizarlas en primer lugar y no te sobrecargues de trabajo. Si tienes dificultades con algún tema o problemas técnicos debes hacerlo saber en tiempo y forma y así no ver afectadas tus publicaciones.

Lee detenidamente indicaciones: Recuerdas que más de algún compañero llegó al aula de clases con una tarea totalmente distinta a la que fue orientada, seguro que sí. Durante tus clases en línea debes leer y comprender lo que te orientan y ante cualquier duda hacer las consultas respectivas.

Equipo adecuado: En la medida de lo posible asegúrate que tu equipo ya sea celular, computadora o tableta esté en buenas condiciones para que los audios, conferencias y videos puedan ser aprovechadas al máximo. Si no tienes las condiciones pide ayuda a quienes tengan mayores posibilidades. Nunca es momento para darse por vencido.

No des paso al conformismo: Ser autodidacta es importante en cualquier momento de tu vida, pero si estás recibiendo clases en línea es indispensable que vayas más allá de lo que tus maestros te comparten.

Familiarízate con las plataformas: Muchas de las dificultades al recibir clases en línea se dan por no conocer el funcionamiento correcto de algunas plataformas, dedícale tiempo a explorar todas las facilidades que te brinda ese espacio y así estarás optimizando tiempo y recursos.

Apoya a tus compañeros y maestros: Recuerda que no todas las personas y familias tienen las mismas posibilidades y conocimientos. En algunas ocasiones surgirán problemas  y dificultades  ten paciencia y recuerda que con la ayuda de todos podrán ser resueltas en poco tiempo. Plantea cualquier dificultad y brinda tus aportes cuantas veces sea posible.