Todos los usuarios de redes sociales que se mantienen activos, en más de alguna ocasión han sido atacados por cuentas fantasmas o trolls quienes deliberadamente critican, provocan, amenazan y ofenden con el objetivo de molestar, desacreditar, causar confrontación, sabotear y generar descontento o desconfianza.

Entre los usuarios nicaragüenses esta práctica es constante sobre todo para aquellos ciudadanos que denuncian constantemente las crisis tanto sociopolítica como sanitaria que enfrenta el país y también en las cuentas de periodistas independientes. Estos trolls, se encargan entre otras cosas a promover campañas de odio y otras de normalidad, para mostrar un falso apoyo al gobierno nicaragüense.

¿Qué hacer si atacan tus cuentas? En principio recuerda siempre la premisa de no caer en provocaciones, inmediatamente que recibas los mensaje o comentarios, realice una captura de pantalla en caso que sea una amenaza e inmediatamente denuncié a Twitter el incidente y proceda a bloquear al usuario.

A continuación en Literal te dejamos algunos detalles que debe tomar en cuenta para neutralizar a los provocadores de las redes sociales.

Ignora: Como ya hemos planteado, no dediques ni tiempo mucho menos energía en un troll, sobre todo si usa una cuenta evidentemente falsa. Evidentemente ni la explicación más brillantes o la respuesta más elaborada será suficiente y terminarás fuera de control sin ningún resultado positivo.

Conocé las reglas de uso de las redes sociales: Esto es elemental, todos los usuarios deberíamos saber hasta dónde podemos llegar en nuestras publicaciones, qué palabras podemos usar, qué publicaciones están restringidas para así no dar paso a que los trolls puedan encontrar un motivo y denunciar nuestras cuentas. Revisa las normas de cada red social y cúmplelas a cabalidad.

Monitorea sus acciones: Debes observar con atención cuál es el impacto del ataque y de esa forma tomar todas las medidas posibles para evitar o minimizar cualquier riesgo sobre todo si tu trabajo tiene que ver con organizaciones que defiendan derechos humanos o si eres periodista ciudadano o profesional. 

Utiliza contraseñas seguras: Los trolls muchas veces buscan hackear las cuentas de redes sociales, no lo permitas. Aunque sea difícil tu contraseña y te lleve un poco más de tiempo acceder tu prioridad debe ser la protección de tus datos.

No tomes los ataques personales: Si te están atacando u ofendiendo en redes con seguridad ninguna de las personas que lo hace te conoce más allá de tu nombre y oficio. Analiza bien los mensajes antes de concentrar tu atención en ellos. Si sumado a las amenazas en redes a tu familia, trabajo o estudios se ven afectados denuncia la cuenta ante las autoridades defensoras de derechos humanos y busca ayuda de expertos en seguridad informática para que bloqueen y anulen la cuenta que te amenaza.

No compartas más de la información necesaria: De manera casi inconsciente, muchas veces expresamos detalles que a simple vista son inofensivos, pero pueden estar siendo monitoreados por trolls para luego utilizarlos como chantaje o para hacer amenazas. La privacidad es una excelente aliada.

Identifica si te están señalando un error: Si por alguna razón cometiste un error al hacer un comentario en redes, escribiste una palabra de forma incorrecta o te equivocaste con una fecha y un usuario te lo hace ver; no lo tomes de entrada como un troll. Date el tiempo de revisar la forma en que escribe y si es correcto su señalamiento de ser así agradécele y corrige.

Alerte: Ante cualquier eventualidad pídale a su equipo de trabajo o amistades cercanas que le ayuden a denunciar la cuenta troll y que de esa manera la plataforma social proceda a restringir la cuenta y en el mejor de los casos eliminarla.

Documente y denuncie: No todos los troles usan cuentas falsas, algunos usan sus propias cuentas públicas y se valen de impunidad y poder político o económico para atacar. En este caso captura las imágenes de las amenazas, denuncia los mensajes ante Facebook o Twitter, o en la red social que sea, señalando públicamente el caso con nombres y apellidos y documenta todo el proceso de hostigamiento. Tarde o temprano los responsables de estos ataques deberán enfrentar o la justicia o el desprecio social.