Para muchas personas las redes sociales son sinónimo de entretenimiento y diversión, sin embargo, cada día son más utilizadas para fines educativos, para aprender y perfeccionar un oficio o para enseñar las primeras letras a los más pequeños de la casa.

Con la llegada del coronavirus, usar redes sociales y aplicaciones móviles para la educación es la tendencia y aunque hay muchos aspectos a mejorar es sin duda un avance positivo.   

Expertos en pedagogía y educación han planteado que lo importante en el uso de redes sociales es hacer un balance, de tal forma que no consuman toda nuestra energía y tiempo.

En Literal te contamos de 5 beneficios de las redes sociales para la educación.

Las redes sociales son fuente de creatividad e innovación para los estudiantes. Literal/Pixabay

Le puede interesar: Crecen los esfuerzos para capacitar a maestros de las zonas más alejadas de Nicaragua

Competencias digitales: Todos conocemos a un niño o niña que manipula el dispositivo móvil con la rapidez y seguridad de una persona adulta o incluso, superior; esto significa que en busca de las mejores experiencias los usuarios exploran todas las posibilidades, tanto de los dispositivos como de las aplicaciones y así se actualizan con todas las tendencias y novedades.

Seguridad y mayor conocimiento: Al estar expuestos a decenas de personas, compartir experiencias y conocer lo que otros hacen, los estudiantes aumentan su seguridad de expresión y sus deseos de compartir sus gustos y opiniones de forma positiva.

El tema de la seguridad y buena expresión es muy importante para el exitoso desarrollo de la educación, ya que mejora la vocalización de los estudiantes y la naturalidad de su participación en las aulas.

Además desarrolla en el estudiante la habilidad de investigar, preguntar y aclarar dudas. Los grupos  pueden ser una forma rápida y sencilla de resolver dudas y tener una retroalimentación de las temáticas más complejas.   

Imagen personal: Las estudiantes aprenden también habilidades básicas de socialización, solidaridad, respeto y tolerancia. De igual manera a crear su propia marca personal, mostrar sus habilidades y destrezas.

Fuentes de conocimiento e inspiración: En las redes sociales encontramos cualquier cantidad de videos, imágenes y dibujos que pueden servir de inspiración a los estudiantes para nuevas creaciones. Además les permite conocer las culturas y formas de vida de otras personas.

Síntesis y redacción: Aunque algunas redes sociales son cuestionadas por la gran cantidad de contenido inapropiado y la pésima redacción y ortografía en los contenidos, estos temas se van superando gradualmente. Haciendo a un lado esta dificultad, ¿en algún momento te has puesto a pensar que cada vez que escribís un tuit estás poniendo a prueba tu capacidad de síntesis?

Los videos son uno de los formatos más utilizados por los estudiantes para aclarar dudas sobre temáticas complejas. Literal/Pixabay

Lea en Literal: Nueva serie para apoyar educación de la niñez en tiempos de crisis

¿Atrapado en las redes?

Ya hemos conocido algunos de los aportes de las redes sociales para la educación y es oportuno mencionar que debemos tomar en cuenta algunas medidas para usar las redes sociales sin que estas nos distraigan totalmente de nuestro trabajo o estudio.

Primero es importante planificar las actividades a realizar cada día, ya sean laborales o escolares y lo más importante respetar esa planificación.

En el caso de los niños y niñas, los adultos deben darles seguimiento de forma que cumplan con sus responsabilidades antes de acceder a las redes sociales.

Es recomendable que durante estemos cumpliendo nuestras responsabilidades desactivemos las notificaciones que envían las redes sociales; con la insistencia en nuestras pantallas y los sonidos constantes muchas veces dejamos todo y nos distraemos con una trasmisión en vivo, una foto, comentarios en los foros o leyendo hilos de Twitter. De los memes mejor no hablemos.

Finalmente es indispensable tener control sobre el contenido que deseamos ver, aplica también para los grupos y las páginas de las que somos parte. La calidad de la información debe ser la clave.