En el libro Desastres Naturales de Nicaragua (año 2000), el ambientalista y científico Jaime Wheelock Román expuso que Nicaragua es el país más explosivo del mundo, al estar ubicado en una cadena volcánica activa y establecido geográficamente en un corredor natural de huracanes y fenómenos climatológicos que cada año se desplazan por el mar Caribe. 

De acuerdo al libro, la fuente de los desastres naturales en Nicaragua es amplia y va desde sismos y huracanes, a inundaciones, erupciones, sequías, incendios forestales y deslaves provocados por el avance de la frontera agrícola, el despale y otras irregularidades ambientales propias de nuestros tiempos.

Según estimaciones del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, citadas por Wheelock Román en su libro, el nivel de riesgo del nicaragüense promedio de morir por desastres naturales es de una posibilidad de 1 entre 6.200.

Le puede interesar: 15 recomendaciones para proteger tu salud mental ante las noticias del Covid-19

Esta es una de las probabilidades más altas de todo el mundo, tomando en cuenta que la probabilidad de muerte por desastres naturales en un país altamente sísmico como Irán es de 1 entre 23.000 y de 1 entre dos millones para quienes viven en California, Estados Unidos.

Impacto de Eta en Nicaragua 

El reciente huracán Eta, que impactó Nicaragua a inicios de noviembre de este 2020, es un fiel y devastador ejemplo del alto impacto de los desastres naturales en Nicaragua, que se puede visualizar y documentar ampliamente a través del contenido periodístico publicado en redes sociales y sitios digitales.

Dicho de otro modo, el periodismo en Nicaragua tiene garantizado de por vida, la posibilidad de cubrir desastres naturales cada cierto tiempo.

Por ello en Literal te compartimos 10 consejos prácticos de cobertura a una noticia de desastres naturales.

Para la cobertura de desastres naturales es importante que los equipos estén protegidos en bolsos o mochilas resistentes. Literal/Pixabay

I. Organización urgente

Se entiende que por ser un desastre natural un evento noticioso, en muchas ocasiones repentino, el sentido de urgencia para cubrirlo es apremiante. Sin embargo, resulta primordial para una cobertura básica dedicar unas horas a la organización de qué necesito, con qué cuento y qué haré.

II. Equipos

En estos tiempos de tecnologías e internet, el periodista sebe asegurarse que su celular cuente con suficiente espacio de almacenamiento, cargador en buen estado, batería portátil extra y audífonos con micrófono incorporado y sobre todo, datos. Este kit es indispensable.

Se recomienda, de igual manera, llevar una portátil con su respectivo cargador y una extensión eléctrica. Esto último es prescindible, pero que nunca estaría de más.

III. Data móvil

El internet es hoy en día un elemento indispensable en nuestras vidas y sobre todo en el oficio del periodismo. Aun más cuando se trata de compartir archivos multimedia, transmisiones por redes sociales o simplemente informarse y monitorear el evento en curso sobre lo que acontece; sin el internet, nada de ello sería posible.

Por ello el consejo es activar suficiente internet móvil y llamadas ilimitadas durante un período de cobertura de desastres naturales.

Además: Consejos de ciberseguridad que debés poner en práctica


IV. Accesorios físicos

Antes que nada debe tomarse en cuenta el tipo de fenómeno que se cubre, no obstante, esta línea general puede ser útil en cualquiera de ellos y por ello sugerimos que los artículos físicos que todo periodista necesita son los siguientes:

En el contexto de crisis sanitaria por coronavirus son indispensables las mascarillas, botas de hule, foco de baterías, ropa cómoda e impermeable.

Además, sombrillas, botiquín de primeros auxilios, agua en botellas, extintores de vehículos. Dinero en efectivo, dependiendo de los días previstos de cobertura. También mochilas en las cuales empacar los equipos de trabajo electrónicos y ropa.

V. Vehículo y transporte

Es importante tomar en cuenta el medio de transporte con el que movilizar el equipo periodístico. A como se ha aclarado anteriormente, toda esta planeación depende de los sitios en donde ocurren los desastres naturales.

Generalmente hablando, un vehículo doble tracción es siempre una buena opción, equipado con objetos de reglamento, triángulos, extintores, además de contar con suficiente gasolina, y el equipo deberá tener presupuesto para la misma.

El dispositivo móvil que se utiliza debe estar en óptimas condiciones,con suficiente carga e internet. Literal/Pixabay

VI. Grupo de trabajo

Ante eventos de esta índole es importante no andar solo. Todo periodista debe organizar muy bien quién le acompañará a dicha cobertura.

La compañía debe ser de una persona de confianza, con capacidad de acción y sobre todo pensamiento estratégico y buena reacción ante situaciones de emergencia.

Un consejo siempre recordable: la función del periodista es informar, por lo cual se le recomienda todo el tiempo que en misión de cobertura de desastre natural no se debe de asumir papeles de heroicidad o salvamento, a menos que las condiciones de urgencia lo obliguen a ello.

Lo mejor es notificar a los expertos, bomberos, rescatistas o miembros de salvamento y búsqueda, sobre zonas de riesgos o poblaciones en peligro.

También: 5 consejos para la cobertura ética de periodismo sobre violencia de género

VII. Comprender conceptos climáticos

La Fundación Gabo, aconseja que al  momento de cubrir un fenómeno natural es necesario que el o la periodista maneje conceptos o términos climáticos para informar con precisión sobre el fenómeno en curso. Eso le permite, además, al periodista evaluar y estimar correctamente el daño que el evento pueda causar en la infraestructura del lugar donde se desarrolla el desastre y de ese modo transmitir la noticia en relación al impacto, daño o amenaza a la sociedad.

VIII. Dando la noticia, paso a paso

La Fundación Gabo recomienda dar la información del fenómeno a la audiencia en tiempo real, divulgar los problemas que está causando, ya sea en infraestructura, de salud, víctimas o riesgos.

Esto es para mantener a la audiencia actualiza, pero también para orientar desde el periodismo ciudadano elementos de juicio para que la población en esa zona de riesgo tome decisiones ante un desastre natural en curso.

IX. Ética y Sensibilidad humana

La Escuela de Periodismo de Columbia establece en el proyecto Dart Center for Journalism and Trauma, que es sumamente importante que el o la periodista trate con respeto, desde la comunicación asertiva, la información cuando en el fenómeno natural ocurran tragedias con víctimas, ya que la forma en que se aborde el hecho puede afectar las reacciones de las personas que están siguiendo el momento.

Los desastres naturales traen consigo dolor y sufrimiento de muchas personas, por lo cual el o la periodista debe ser empático con sus entrevistados, solicitando autorización para conversar con ellos y evitando imágenes y videos que violenten su integridad.

Recuerde tomar fotografías que muestren el impacto y los daños que deja el desastre natural que esta cubriendo. Literal/Pixabay
  1. Enfoque

En el periodismo de cobertura de desastres naturales hay una regla de oro: el enfoque principal siempre debe ser uno: las historias humanas. Cómo impacta, afecta o amenaza la vida humana. Luego, lo demás: las explicaciones del por qué, los impactos ambientales, los daños, los recuentos de acciones o hechos de rescate y cualquier otro ángulo que surja.