Más de 2.740 millones de usuarios utilizan la red social Facebook en la actualidad y aunque para muchos ya no es la red social preferida se resisten a eliminar sus perfiles y en ocasiones comparten sus fotografías, opiniones y experiencias; lo anterior supone un intercambio de información entre usuarios que debe ser regulada y ante abusos y amenazas deben aplicarse medidas.

Al igual que las otras redes sociales Facebook dispone de reglas comunitarias que deben ponerse en práctica para construir una convivencia respetuosa entre usuarios. En Literal te contamos sobre las normas comunitarias de Facebook.

Autenticidad: Según Facebook, con esta norma buscan asegurarse que el contenido que las personas ven en Facebook sea auténtico. Agregan que la autenticidad propicia un entorno más apto para compartir. 

Seguridad: Advierten que buscan evitar que en su plataforma se busque  intimidar, excluir o silenciar a otros.

Privacidad: El detalle que más debería importarnos. La plataforma expone que se comprometen a proteger la información y la privacidad de las personas.

“Gracias a la privacidad, las personas tienen la libertad de ser quienes son, de elegir cómo y cuándo compartir contenido en Facebook, y de conectar entre sí más fácilmente”, refiere la plataforma.

Dignidad: Finalmente refieren que todas las personas son dignas y tienen los mismos derechos, por lo que esperan se respete la dignidad de los demás y no los acosen ni los degraden.

Hemos publicado en Literal: Cómo bloquear, denunciar y silenciar trolls y cuentas en Twitter

Recuerda que las plataformas sociales deben ser espacios seguros y tus acciones contribuyen. Literal/Pixabay

¿Qué acciones podemos denunciar en Facebook?

La plataforma advierte que podemos denunciar, silenciar, dejar de seguir, ocultar publicaciones y bloquear a perfiles y páginas que estén involucradas en las siguientes acciones:

  1. Lenguaje que incita al odio. 
  2. Bullying
  3. Violencia e incitación
  4. Actividad terrorista.
  5. Asesinatos en masa (incluidos los intentos de asesinato) o en serie.
  6. Trata de personas.
  7. Incitación a la violencia o a actividades delictivas.
  8. Intentos de suicidio o autolesiones.
  9. Explotación sexual, abuso y desnudos de menores.
  10. Vulneraciones de la privacidad y derechos de privacidad de imágenes.

Además de Literal: Administración del tiempo ¿por qué es importante?

 Debés estar siempre alerta ante cualquier amenaza durante tu navegación por Facebook para evitar agresiones, amenazas o cualquier otro delito. Literal/Pixabay

No medicamentos, drogas y armas

Otra de las acciones que la plataforma prohíbe a personas, fabricantes y minoristas es comprar, vender o intercambiar drogas, medicamentos que requieran prescripción médica y marihuana. 

“Asimismo, prohibimos que los particulares compren, vendan, regalen, intercambien y transfieran armas de fuego, incluidas las piezas de estas armas o su munición, en Facebook”, expresa Facebook.

Además, Facebook advierte que en su plataforma se utiliza inteligencia artificial para detectar abusos en las redes y mejorar la experiencia en la plataforma.

Le puede interesar de Literal: El reto de la página en blanco

  • Aseguran también, que cuentan con equipos especializados en todo el mundo con sistemas técnicos avanzados para detectar si sus productos se usan de forma inapropiada.
  • Aplican las medidas correspondientes, tales como ofrecer ayuda, eliminar el contenido, restringir el acceso a ciertas funcionalidades o eliminarlas, inhabilitar una cuenta o ponernos en contacto con los órganos encargados de hacer cumplir la ley.
  • Usan y desarrollan tecnologías avanzadas, tales como inteligencia artificial, sistemas de aprendizaje automático y realidad aumentada, para que la gente pueda usar sus productos de manera segura.
  • También crearon una red sofisticada y desarrollan tecnología de comunicación para que las personas en áreas con acceso limitado a internet puedan conectarse.
  • Asimismo, advierten que cuentan con sistemas automatizados destinados a mejorar nuestra capacidad de detectar y eliminar actividades abusivas o peligrosas que puedan perjudicar a la comunidad.