Los motores de búsqueda se han convertido en una parte importante de la web. Google es por excelencia el motor de búsqueda más utilizado. Según el sitio web es.statista.com, este buscador posee la tasa de cuota de mercado más alta con el 92.08% en 2020; pero también existen otros no tan usados como Bing (2.7%), Yahoo (1.63%), Baidu (1.16%) y Yandex (0.6%).

Según el sitio web rockcontent, un motor de búsqueda o buscador es un mecanismo que recopila la información disponible en los servidores web y la distribuye a los usuarios por medio del proceso de crawling, en el que las arañas de los buscadores mapean los datos almacenados en la red.

Hemos publicado en Literal: Cartografía de la Educación Online: aprendizaje virtual para docentes

La búsqueda puede ser un proceso bastante fácil de emplear para el usuario novato o promedio. El motor identifica el término clave y, en consecuencia, el internauta obtiene una lista de páginas web ligadas a la búsqueda.

Debido a esta sencillez es que estas herramientas han alcanzado una gran popularidad, ya que solo tenés que hacer uso de palabras claves, pero a veces cuando buscamos información de calidad, detallada o más precisa, no obtenemos búsquedas eficientes, ya que nos aparecen resultados irrelevantes.

Es por esto que, en Literal-Periodismo Ciudadano, te damos pautas para que optimices tus búsquedas en internet con mayor calidad y precisión.

El internet almacena grandes bancos de información por tal razón es importante seleccionar la de mejor calidad.  Literal/Pixabay

Consejo 1: Elegir el motor de búsqueda más adecuado en dependencia de la tarea.

Es necesario comenzar por aquí, ya que si queremos encontrar buenos resultados tendremos que utilizar la herramienta adecuada.

Los buscadores se pueden clasificar en:

Generalistas: que son buscadores como Google, Bing, Yahoo que comúnmente registran páginas de la web superficial sobre cualquier temática.

Temáticos: estos buscadores ya son especializados en un tema en particular, por lo que muchos están relacionados con la web profunda o Deep Web.

Desde luego, escoger un tipo de buscador va en dependencia de la materia de la investigación que realicemos.

Consejo 2: Es imprescindible utilizar las opciones avanzadas de los motores de búsqueda.

Habitualmente, los motores de búsqueda ponen a disposición la búsqueda avanzada en sus opciones siendo una muy buena práctica para obtener búsquedas más refinadas. Lamentablemente no se utiliza mucho por la mayoría de usuarios, quedando esta opción relegada.

Para obtener búsquedas de mayor calidad se utiliza esta opción para que los filtros nos ayuden a enfocar los resultados.

Le puede interesar de Literal: Google Actívate, la plataforma que te enseña sobre tecnología

El la búsqueda, el motor identifica el término clave y, en consecuencia, el internauta obtiene una lista de páginas web ligadas a la búsqueda.Literal/Pixabay

Consejo 3: Si el buscador lo permite hay que usar la búsqueda booleana.

La búsqueda booleana trata de anexar a tus búsquedas comandos como los siguientes:

Operador AND: Usado para vincular dos palabras o términos en las búsquedas

Operador OR: Usado para integrar un vocablo en los resultados de la búsqueda.

Operador NOT: Usado para descartar alguna palabra de los resultados de la búsqueda.

Existen más operadores booleanos pero los mencionados arriba son los más fundamentales.

Hay que tener en mente que no todos los motores de búsqueda aceptarán estos comandos de búsqueda booleanos para los más populares permiten el uso de AND OR y NOT

Clave 4: Recordá usar los comandos de búsqueda rápida del motor de búsqueda de preferencia

Los motores de búsqueda ponen a disposición comandos que facilitan y perfeccionan los procesos de búsqueda.

Lea además de Literal: ERRRE, un método para estudiar a profundidad y efectivamente

Con estos pequeños trucos la búsqueda web será más productiva y rápida. Literal/Pixabay

Algunos comandos son exclusivos de un solo navegador; en cambio, otros pueden usarse indistintamente en cualquier motor como Google, Bing o Yahoo, por ejemplo:

  • El uso de comillas (“”) para que la palabra clave salga exacta en los resultados.
  • El uso de símbolo (–) para eliminar palabras o temas
  • El uso del símbolo virgulilla (~) para incluir términos similares 
  • El uso de Y para sumar opciones de rastreo de datos alternos a la palabra clave
  • El uso de O en español u Or en inglés para adicionar una alternativa de búsqueda de datos a la palabra clave