¿Cómo subrayar de forma correcta? El subrayado es una de las técnicas de estudio más usadas por los estudiantes e incluso funciona como una base para aplicar otros métodos: un resumen, un esquema, un mapa mental, fichas, etcétera; trata de destacar de forma visual lo más importante.

Esto te permitirá hacer una lectura activa del texto e interiorizarás la información con más facilidad. El blog Educalive.com define al subrayado como: “una técnica de estudio cuya finalidad es resaltar de manera visual la información más relevante”, es decir, seleccionar las palabras o frases clave de un texto.

En esta entrega de Literal Periodismo Ciudadano te explicamos más acerca de esta técnica clásica y te damos algunos consejos para subrayar de forma eficaz.

Hemos publicado en LiteralLiteral: tips para tomar notas con eficacia

El subrayado es un gran aliado al momento de estudiar. Literal/Gettyimages.

Tipos de subrayado

Existen cuatro tipo de subrayado: lineal, lateral, estructural y realce. Es muy probable que en algún momento hayas aplicado alguna de estas.

La primera de esta lista es el subrayado lineal, es la más común y consiste en destacar la información trazando una línea debajo de las ideas principales.

Otra es el subrayado lateral, aquí se trata de trazar líneas perpendiculares a los párrafos de texto, frases completas, citas, etcétera que se quieren resaltar. Por otro lado, el subrayado estructural es ir anotando en la parte izquierda del texto la idea central, para después identificar con un rápido vistazo de que trata.

Por último, el subrayado de realce es similar al anterior aunque también consiste en escribir al margen, estas pueden ser preguntas, dudas, puntos de interés, entre otros.

No necesariamente debes escoger un tipo de subrayado para un tema, más bien puedes aplicar todos los tipos de subrayado dentro de un mismo texto, esto te ayudará a comprender mejor el contenido del mismo.

Jerarquía del color

Es común que para subrayar solo se utilice un solo color, sin embargo el uso de varios colores (cuatro máximo) puede ayudarte a organizar la lectura. La jerarquía del color consiste en dar un color diferente a cada tipo de información: títulos, conceptos, explicaciones, ejemplos, listas, palabras claves…

Esto te permitirá distinguir la información según su clasificación. Trata de usar tonos neutros o menos fuertes para subrayar más y deja los colores fuertes para títulos o palabras clave.

Te puede interesar de LiteralImpulsa tu productividad con el método de Eisenhower

No estudies con el subrayado de otra persona. Literal/ Gettyimages. 

Toma nota de estas recomendaciones

Uno de los errores que se pueden cometer al poner en práctica esta técnica es comenzar a subrayar antes de hacer una lectura previa; una primera lectura es necesaria para tener una idea general del contenido.

Abusar del subrayado es otra falta y será más difícil hacer un resumen. Recuerda hacer una lectura activa, es decir, releer y prestar más atención al contenido.

Por otra parte, una vez que hayas finalizado intenta volver a leer, pero en esta ocasión solamente lo que has subrayado; de este modo podrás verificar que no se te escape ningún dato importante.

Además puedes agregar algunas notas complementarias con información relevante.