La comunicación asertiva es la capacidad de expresar ideas, sentimientos y necesidades de forma directa y tranquila bajo los términos del respeto; ser asertivo(a) te permitirá tener una mejor relación con las personas de tu entorno.

Diariamente estamos expuestos a diversos escenarios que ponen a prueba nuestras habilidades de comunicación. Por ejemplo: la impuntualidad, la irresponsabilidad en trabajo de grupo, vas a un restaurante y te sirven comida fría, etc.  

Por eso en Literal te compartimos algunas técnicas que te ayudarán a poner en práctica la comunicación asertiva.

Te comunicas de forma asertiva cuando eres capaz de decir lo que quieres, cuando es el momento de decirlo y te sientes bien, al mismo tiempo que respetas a los demás.

Hemos publicado en Literal:  Comunicación para el cambio social: la ciudadanía como protagonista 

Para ser asertivos en la comunicación, debemos ser empáticos obligatoriamente. Literal/ Pixabay.

Ponerse en los zapatos del otro

Sin embargo, la asertividad no se trata solo de decir las cosas claras. También, implica tener empatía mejor conocida como “ponerse en los zapatos del otro”, son dos caras de la misma moneda.

Es decir, tomar en consideración las necesidades y emociones de la otra parte cuando vas a comunicarle algo.

Por eso es importante decir las cosas claramente, pero pensando con interés en la otra persona. Por ejemplo, ¿es el momento adecuado? ¿Cuál es la mejor forma de decirlo?

No obstante, no te confundas esto no quiere decir que vas a distorsionar el mensaje o hacerlo difícil hasta que no llegue a entenderse. Más bien es encontrar el punto de equilibrio para podernos expresar de manera correcta.

Te puede interesar de Literal: Comunicación no Violenta: lenguaje para una cultura de paz

La asertividad mejora las relaciones interpersonales. Literal/ Pixabay.

Técnicas que puedes usar

El disco rayado

Se trata de repetir, en el mismo tono y cadencia, un mensaje que no fue recibido idealmente, sin dar pie a confrontaciones. “No, no lo necesito”.

Banco de niebla

Consiste en darle la razón al contrario en una discusión para evitar caer en un enfrentamiento; debes tener cuidado ya que la otra persona puede interpretarlo de manera negativa.

Pregunta asertiva

Se trata de formular una pregunta en que se muestre de manera positiva el tema de discusión y cómo mejorar la situación en lugar de un reproche. Por ejemplo: ¿Cómo te ayudo a que termines la tarea?

Atención flotante

Para poner en práctica esta técnica tienes que obviar todo lo que te molesta o con lo que no estés de acuerdo, en lugar de pelear ignóralo y presta atención al resto del mensaje.

Hablar desde el “yo”

Expresan las propias opiniones y sentimientos sin reprochar la conducta de los demás. Es mejor decir las cosas desde la subjetividad que afirmarlas como una verdad absoluta, “no estoy de acuerdo” en lugar de “estás equivocado”.