Entre los meses de enero a marzo de 2020 se han documentado 131 casos de violaciones a la Libertad de Prensa en Nicaragua, según el informe trimestral publicado por la Fundación Violeta Barrios de Chamorro.

Entre las violaciones están: discursos estigmatizantes, detenciones arbitrarias, uso abusivo del poder estatal, agresiones y ataques. El total de casos registrados recayó entre 67 víctimas de las cuales 32 casos fueron hombres, 14 casos mujeres y 21 casos medios de comunicación.

Según los datos de la fundación, el departamento de Managua es que el registra más casos con un total de 115, seguido por la Región Autónoma del Caribe Sur (RAACS) que registra 6, Masaya 3, Boaco, Estelí y León con 6 y Chinandega 1 caso.

Buscan silenciar a periodistas independientes

“Se observa que el gobierno sigue utilizando las instituciones estatales y su militancia política como órganos represivos tratando de forma fallida de silenciar a los medios de comunicación y sus periodistas” plantea el informe.

Agrega además, que resulta repugnante saber que la Policia Nacional sigue siendo la institución más represiva o alérgica a la libertad de expresión, no solamente negando el derecho a manifestación pacífica si no censurando y descalificando el trabajo de los medios de comunicación con acciones u omisiones.

Los principales victimarios son la Dirección General de Aduanas con 73 casos, Policía Nacional 33 casos, Militantes del Frente Sandinista 33 casos, agentes no estatales 3 casos; mientras que no identificados y otros suman 7 casos.  

Ambiente hostil

El documento plantea que luego de actividades de monitoreo y seguimiento se ha comprobado que todavía predomina un ambiente hostil para el ejercicio de la práctica periodística en el país.

El señala que “los periodistas y medios de comunicación independientes están en la primera línea de víctimas de casos de agresiones, ataques y promoción de un lenguaje driscrimatorio seguido de los directores de medios y directores de programas.”

La fundación mostró también su preocupación por el cierre de espacios independientes como empresas de cable, radios comunitarias y espacios de opinión  los cuales están cerrando sus puertas debido a la asfixia económica que existe en el país.