El periodista Gerall Chávez, de la plataforma Nicaragua Actual denunció que fanáticos sandinistas enviaron a casa de su familia en El Rosario, municipio de  Carazo, una carta y un video con perturbadoras amenazas de muerte.

“Dejo constancia de cualquier cosa que le pase a mi familia, responsabilizo a los operarios políticos de Ortega en mi municipio. Alcaldes, secretarios políticos”, escribió Chávez en su cuenta de Twitter.

El periodista, que se encuentra exiliado en Costa Rica desde, 2018 agregó: “no me van a callar, pese a sus amenazas. Sigo haciendo periodismo, sigo diciendo la verdad. Ya sé que los sandinistas son asesinos”. 

El periodista aseguró que las amenazas no van a callarlo. Literal/Cortesía

Lea: Reporteros Sin Fronteras llama al respeto de la libertad de prensa

Sobre la carta

 “Ya tenés ganado tu lugar en el panteón del Rosario”, dice el segundo párrafo de la carta, escrita totalmente en mayúscula y cargada de palabras soeces y amenazas de represalia contra toda la familia de Chávez.

Además escribieron la fecha de nacimiento del periodista y un espacio en el que según los fanáticos, completarán con la fecha de su asesinato.

En el video se muestra, de forma perturbadora y al peor estilo del grupo terrorista ISIS, la forma en que lo pretenden matarlo: Decapitado y acribillada a balazos la cabeza.

Chávez se exilió en Costa Rica en 2018 al considerar que en Nicaragua su vida estaba en peligro. Literal/Cortesía

Además: Nicaragua: ofensiva contra el periodismo y apatía ante Covid-19

Todo por cubrir la situación de la frontera

Aunque no es la primera vez que Chávez recibe amenazas, esta es la más fuerte y se da luego de la amplia cobertura que ha hecho el periodista a la crisis humanitaria que viven los nicaragüenses provenientes de Costa Rica, en la frontera de Peñas Blancas.

Estos nicaragüenses llevan varios días a la intemperie, sin alimentos, expuestos al coronavirus y solicitando ingreso a Nicaragua. Sin embargo, el gobierno de Daniel Ortega ha hecho caso omiso a sus peticiones y exige una prueba negativa de Covid-19, misma que en Nicaragua el Ministerio de Salud vende a 150 dólares.