Un caso específico donde se evidencia la falta de voluntad del Estado de Nicaragua en el respeto a las medidas cautelares, es el relacionado al periodista Sergio Warren León Corea, director de Radio La Costeñísima.

El 15 de junio de 2019, la CIDH decidió otorgar medidas cautelares a favor del periodista Sergio Warren León Corea, director y propietario de radio La Costeñísima y a miembros de su familia, en Bluefields, Caribe Sur de Nicaragua, al considerar que él y los miembros identificados de su familia se encontraban en riesgo por las labores periodísticas que estaría realizando como medio independiente a través de “La Costenísima” en el actual contexto de Nicaragua.

A tales efectos, según la CIDH, el Estado debía por tanto asegurar que sus agentes respeten la vida e integridad personal de las personas beneficiarias de conformidad con los estándares establecidos por el derecho internacional de los derechos humanos, como proteger sus derechos en relación con actos de riesgo que sean atribuibles a terceros.

Lea más de Literal: Periodistas de Nicaragua indefensos en su oficio pese a medidas cautelares

Sergio León Corea fue acusado de injurias y calumnias por informar sobre la pandemia en Bluefields. Literal/Cortesía

El Estado además debía adoptar las medidas necesarias “para que Sergio Warren León Corea pueda desarrollar sus labores como periodista sin ser objeto de actos de intimidación, amenazas, estigmatización por parte de altas autoridades, u otros hechos de violencia en el ejercicio de las mismas; concierte las medidas a adoptarse con las personas beneficiarias y sus representantes; e informe sobre las acciones adoptadas a fin de investigar los presuntos hechos que dieron lugar a la adopción de la presente medida cautelar y así evitar su repetición”.

Lea de Literal: La Costeñísima y Radio Darío: ejemplos de resistencia al poder represivo en Nicaragua

Mayor persecución

Sin embargo, el aviso de protección empeoró las condiciones de trabajo para el director de radio.La persecución policial, el asedio y las amenazas aumentaron contra él, su familia y sus colaboradores.

Las patrullas policiales siguieron persiguiéndolo en su casa y en su oficina, día y noche y por ello el periodista lo denunció formalmente en una sesión sobre Nicaragua en el marco del 172 período de sesiones de la CIDH que se realizó el 27 de septiembre de 2019 en Washington, Estados Unidos.

“Debido a la gravedad del daño en que me encuentro la Comisión me otorgó medidas cautelares, sin embargo, no han sido cumplidas, ya que la Policía y civiles armados que actúan como paraestatales continúan asediándome y amenazándome buscando callar mi voz y las voces que se expresan en radio La Costeñísima”, alertó León Corea.  

Lea más: ABC sobre medidas cautelares y derechos humanos en Nicaragua

Sergio León Corea era periodista y sociólogo. Literal/Cortesía

En ese foro el periodista destacó que en la Costa Caribe la represión contra La Costeñísima se extendía hasta quienes la escuchan: “La población se ve obligada a escuchar la radio a volúmenes mínimos para que no sean captados por agentes del Frente Sandinista”, denunció León Corea.

Las cosas empeoraron para León Corea y los demás periodistas independientes en el contexto de la pandemia, ya que el gobierno centralizó y limitó la información a los canales de comunicación oficialistas, utilizando su poder e instituciones para atacar con campañas de desprestigio, demandas y amenazas de muerte y juicios a periodistas que informaran sobre el desarrollo del Covid-19 en Nicaragua.

Además: Luto en el periodismo nicaragüense por el fallecimiento de Sergio León Corea

El periodista enfermó y fue hospitalizado en el contexto de la pandemia, pero eso no lo libró del acoso judicial, ya que fue citado a comparecer ante los juzgados locales para responder a la demanda interpuesta por personas afines a las estructuras del partido de gobierno.

El periodista no pudo asistir a la cita judicial por su delicada condición de salud y falleció el 14 de junio de este año 2020, sin haber gozado un solo día de la protección estatal que justo un año atrás estableció la resolución de la CIDH al Estado de Nicaragua.

Aquel inclemente e inhumano asedio contra Sergio, no cesó con su muerte.


La periodista Kalua Salazar ha declarado que el objetivo de la demanda judicial es silenciar Radio La Costeñísima. Literal/Cortesía 

Demanda judicial contra jefa de prensa

A la directora de prensa de esa misma radio, Kalua Salazar, la acusaron tres mujeres vinculadas a las estructuras del partido FSLN luego que fuentes municipales del municipio de El Rama, Caribe Sur, denunciaron presuntos actos de corrupción a través de radio La Costeñísima.

El juicio, en curso y con fecha de audiencia inicial el 23 de septiembre, se acompañó de hostigamiento policial a las oficinas de la radio y a las casas de sus periodistas, incluyendo la vivienda de Kalua y del editorialista Eddy Monterrey, quien pese a recibir medidas cautelares este año, ha continuado recibiendo el hostigamiento y persecución de la policía sandinista.

Le puede interesar: Jueza amenaza a periodista Kalúa Salazar en Bluefields  

Kalúa Salazar  es acusada por la publicación de una nota titulada  “Se destapa corrupción en la Alcaldía del municipio El Rama”. Literal/Cortesía

A través de intensas campañas virtuales de amenazas, ofensas y denigración contra los periodistas de la radio, los furiosos fanáticos del régimen han dejado en claro sus intenciones: quitarle la emisora a la familia del periodista Sergio León Corea y dársela a periodistas a sueldo del régimen.