Bradley A. Freden, representante Permanente Interino de los Estados Unidos ante la Organización de Estados Americanos, dijo que su país apoya a la “prensa y libre y abierta” en Nicaragua y que continuarán hablando “sobre las amenazas y peligros que enfrentan los periodistas que se comprometen a informar de manera libre y justa con un gran riesgo personal bajo los regímenes de Nicaragua, Cuba, Venezuela y otros lugares”.

“Como todos sabemos, el régimen de Ortega estrangula la disidencia y viola los derechos del pueblo nicaragüense a expresarse y reunirse pacíficamente, posibilitando incluso ataques violentos a iglesias”, destaca el funcionario, agregando que durante la pandemia del Covid-19 el gobierno enfiló sus críticas a los medios independientes.

Puede leer: CIDH defiende libertad de expresión del joven tiktoker Kevin Monzón

Desde que se reportaron en Nicaragua casos positivos de Covid-19, el gobierno no adoptó las medidas pertinentes recomendadas por organismos como OPS y OMS, por lo que la ciudadanía optó por cuenta propia protegerse; desde entonces los medios de comunicación independientes son los que han informado sobre la situación de manera real, no a conveniencia del Estado.

Al respecto, Bradley A. Freden dijo que “durante la pandemia de COVID-19, el gobierno no tomó las medidas adecuadas para proteger a sus ciudadanos; en cambio, apuntó a los medios independientes que informaron de la situación real”.

Bradley A. Freden, representante Permanente Interino de los Estados Unidos ante la OEA. Literal/Tomada de Internet

Feroz cacería contra opositores

El funcionario destacó también la situación de más de 100 presos políticos en Nicaragua que “languidecen en las cárceles y el régimen de Ortega sigue hostigando e intimidando a las voces independientes”.

Desde el 2018, el gobierno ha desatado una feroz cacería en contra de opositores y jóvenes que participaron en las protestas; desde entonces la cárcel, el hostigamiento y las amenazas son recurrentes y a pesar de las voces nacionales e internacionales para que los presos políticos sean liberados, Ortega pone oídos sordos a estos llamados.

Además: Régimen de Ortega consuma confiscación de medios en Nicaragua

“El gobierno de Ortega está llevando a cabo una campaña de intimidación diseñada para silenciar a la oposición, evitar reuniones pacíficas y frenar la libertad de expresión, incluso para los miembros de la prensa. Estados Unidos se mantiene firme al lado del pueblo de Nicaragua en su búsqueda por restaurar la democracia a través de elecciones libres y genuinamente justas”, concluye Bradley A. Freden.