Las recientes agresiones misóginas de un operador político del Frente Sandinista en contra de la periodista Jennifer Ortíz, directora de la plataforma digital Nicaragua Investiga, no son un hecho aislado. En Nicaragua cada día se incrementa el número de agresiones sandinistas en contra de mujeres periodistas, defensoras de derechos humanos y activistas.

El caso de Ortíz se registró este 17 de marzo durante un programa de propaganda gubernamental trasmitido por el estatal Canal 6. Moisés Absalón Pastora, vocero y defensor del régimen de Daniel Ortega reaccionó con insultos, amenazas y ofensas contra Ortíz.

La furia del vocero orteguista salió a luz, por una publicación del medio digital que dirige Ortíz, titulada  “Funcionarios y animadores sandinistas: 'Nos sentimos robados' por la pelea de «Chocolatito»”, que hacía referencia a la inconformidad con los resultados de una pelea de boxeo del también aliado del régimen de Ortega, Román González, derrotado por el mexicano Juan Francisco Estrada, quien subió al ring con una bandera de Nicaragua junto a la de su país, México.

Luego de incesantes insultos y amenazas, Absalón Pastora propuso a las “autoridades” “investigar” y aplicar leyes a quienes, según su torcido criterio, hieran la nacionalidad.

   Jennifer Ortíz es periodista independiente y directora de la plataforma Nicaragua Investiga. Literal/Cortesía

Hemos publicado en Literal: Esfuerzo y perseverancia: las claves del éxito de la periodista Jennifer Ortiz

El incesante acoso contra Kalúa

Desde la muerte de Sergio León Corea, director y fundador de Radio La Costeñísima la periodista Kalúa Salazar, jefa de prensa de esta emisora no “ha visto el sol claro”. Las amenazas por parte de fanáticos orteguistas, acusaciones judiciales y hostigamiento policial no se han detenido.

En sus redes sociales con frecuencia se puede leer denuncias como la de este 18 de marzo, “que tristeza llegar a casa y escuchar que justamente a la hora de la comida una patrulla con antimotines asediaba mi casa”.

Antes de este nuevo acto de hostigamiento, sandinistas de Bluefields pedían en las redes sociales una multa de 1,000 días por supuestas calumnias de Salazar, así como 1,000 días de carcel. A pesar de lo anterior, Salazar asegura que continuará su labor de informar a la población y denunciar las irregularidades que se cometan en el país.

Le puede interesar de Literal: Acoso y saña contra periodista Kalúa Salazar


La periodista Kalúa Salazar fue condenada por el supuesto delito de calumnias en contra de trabajadoras de una alcaldía sandinista. Literal/Cortesía

Agresión sexual durante cobertura

Como si las agresiones verbales y violencia sicológica que ejercen agentes policiales y fanáticos fuera poco, el domingo 28 de febrero, la periodista Kastalia Zapata denunció que fue agredida sexualmente por una agente de policía a través de requisas y tocamientos. 

Lo anterior ocurrió en las afueras de un hotel capitalino donde un nicaragüense anunciaba su precandidatura para las esperadas elecciones de 2021.

Persecución en mercado

Este 16 de marzo, la periodista Geraldine Domínguez, denunció persecución y hostigamiento de parte de fanáticos del régimen en el poder, mientras realizaba un sondeo en el mercado Mayoreo de la ciudad de Managua.

La periodista narró que mientras consultaba a comerciantes sobre el precio real de la canasta básica, se le acercaron funcionarios del Commema para decirle que la andan “protegiendo”.

Sin embargo ella considera que se trataba de persecución e intimidación tanto a ella como a los comerciantes, para que no den información sobre el comportamiento de las ventas y el precio de los productos.

Lea más de Literal: Otro Periodismo Es Posible, el libro que retrata la violencia machista en Nicaragua


Fotografía de uno de los agresores de la periodista Domínguez. Literal/Cortesía

La denuncia que no avanzó

Aunque un intento de judicialización en contra de la periodista Elsa Espinoza, no progresó, en los meses de abril 2020, esta profesional tuvo que recurrir a medidas extremas de seguridad junto a sus hijos, por una acusación de supuestos delitos de amenazas de muerte en perjuicio de una simpatizante sandinista.

Durante muchos meses la periodista denunció hostigamiento y amenazas de parte de vecinas fanáticas del régimen en el poder.

De igual modo, el anuncio de sus aspiraciones presidenciales, desató discursos de odio y una visceral campaña en redes sociales contra la periodista Cristiana Chamorro y su familia, por parte principalmente de la vicepresidenta designada, Rosario Murillo y su ejército de fanáticos digitales.

No se limita a periodistas

Además de las periodistas agredidas, defensoras de Derechos Humanos como Vilma Núñez de Escorcia , directora del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) también fue empujada y agredida por la Policía, mientras daba acompañamiento al equipo de Confidencial que se reunió en las instalaciones donde funcionaba el medio de comunicación antes de la confiscación.

Los oficiales de policía sacaron a empujones al director de Confidencial Carlos Fernando Chamorro, mientras demandaba la devolución del medio.

Lea más en Literal: Nicaragua sumida en la violencia en 2020

Otra de las mujeres agredidas por el régimen de Nicaragua es la activista política e integrante del Consejo Político de la Unidad Nacional Azul y Blanco, Danelia Argüello Cano, que fue detenida por policías de Somoto y exhibida como delincuente.

Según denuncia de la Iniciativa Mesoamericana de Mujeres Defensoras de Derechos Humanos, el pasado 16 de febrero, Argüello, de 50 años, tomaba una taza de café en casa de Gonzalo Hernández, cuando con actitud intimidatoria llegaron unos 12 policías y agentes especiales.

El jefe de patrulla replicó que no tenían permiso para reunirse ya que “eran delincuentes que desestabilizaban al gobierno”. Mientras tanto, Argüello decidió terminar su café y el guardia ordenó su detención inmediata.

Luego de esposar a Argüello, la obligaron a caminar por las calles de Somoto, de donde ella es originaria, exhibiendo públicamente así su detención e impidiendo que la activista subiera a la patrulla. Argüello permaneció media hora en una celda preventiva y antes de liberarla, el jefe de la delegación policial de Somoto le refirió que todos sus derechos políticos están restringidos.

Le puede interesar de Literal: Ser periodista en Twitter: violencia de género desde las redes sociales

La abogada Martínez muestra los medicamentos que pretendía llevar a Ometepe. Literal/Cortesía

Impiden libre circulación

Finalmente la abogada y reconocida defensora de presos políticos Yonarqui Martínez, ha sido amenazada, asediada y perseguida por funcionarios judiciales y agentes policiales decenas de veces desde 2018.

La última agresión en su contra fue este 18 de marzo, cuando se dirigía a la isla de Ometepe a entregar medicamentos a un excarcelado político a quién el sistema judicial entregó en estado casi vegetal luego de mantenerlo recluido por al menos 5 meses.

Martínez fue retenida por agentes policiales que según su relato la acusaron de tráfico de drogas, a lo anterior ella tomó fotografías de los medicamentos y los compartió en redes sociales generando alerta y explicando la situación.

Los casos referidos en esta nota son una muestra de lo que implica a las mujeres periodistas, defensoras y activistas vivir y ejercer su profesión en Nicaragua.