El Informe sobre violaciones a la libertad de expresión y prensa en Nicaragua 2020–2021, elaborado por el Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más y presentado este 21 de abril, concluye que la libertad de expresión y prensa se encuentra bajo ataque permanente y constante en el marco de una estrategia estatal dirigida a callar a cualquier costo las voces independientes.

El informe fue presentado de forma virtual en conmemoración por el tercer aniversario del asesinato del periodista Ángel Gahona y participaron Wilih Narváez, periodista del portal digital Divergentes, Mónica Valdés, vicepresidenta de la Asociación de Radios Comunitarias (Amarc) de América Latina y Braulio Abarca, abogado defensor del Colectivo de DDHH Nicaragua Nunca Más. 

Le puede interesar de Literal: Ángel Gahona, un periodista más asesinado por informar en Nicaragua

Este informe que contiene 18 testimonios de periodistas independientes indica que “ejercer periodismo en Nicaragua, e incluso fuera, es una profesión arriesgada”.

 Según el abogado Braulio Abarca, una de las mayores muestras es que a tres años del asesinato del periodista Ángel Gahona, el crimen se mantiene en la impunidad.

Otro indicador es que más de 80 periodistas y personal de prensa han salido al exilio, sumado a eso el encarcelamiento de los periodistas Miguel Mora, Lucía Pineda y Marlon Powel que fueron detenidos arbitrariamente y víctimas de tratos crueles, inhumanos y degradantes. 


Durante 2018 en diversas oportunidades se realizó homenajes a la memoria del periodista Àngel Gahona. Literal/Tomada de Internet

No hay cumplimiento a medidas cautelares 

Abarca señaló que otro de las conclusiones del informe refleja “que existe por parte del Estado de Nicaragua un absoluto incumplimiento de las medidas cautelares otorgadas por la Comisión Interamericana Derechos Humanos  (CIDH). El abogado advirtió que es responsabilidad del Estado nicaragüense responder por la violación a los Derechos Humanos del gremio periodístico y de la vida e integridad personal de las beneficiarias de dichas medidas de protección especial.

Justicia para Ángel Gahona  

En tanto Mónica Valdés, vicepresidenta de la Asociación de Radios Comunitarias (Amarc) de América Latina, leyó un pronunciamiento de esta entidad en el que demandaron el cese de hostigamiento a los periodistas de los medios de comunicación independientes del país.

“Porque no solo afecta su proyecto laboral y sus vidas sino que es una grave herida a la democracia de Nicaragua que lamentamos. Urgimos por la implementación de una justicia que permita la identificación de los verdaderos responsables de la muerte del periodista Ángel Gahona asesinado un día como hoy 21 de abril hace tres años”, indica parte del comunicado. 

Además, recordó que las emisoras comunitarias aportan significativamente al desarrollo de sus comunidades y representan la esperanza de un mundo mejor para las personas en medio de la diversidad y pluralidad de voces ciudadanas. 

Hemos publicado en Literal: Policías agreden al periodista Alberto Miranda de Literal Periodismo Ciudadano

Mónica Valdés mientras realizaba su intervención y se solidarizaba con la realidad de Nicaragua. Literal/Captura de pantalla 

No hay protección policial 

Por su parte el periodista Wilih Narváez, lamentó la difícil situación que enfrentan los periodistas en el país y denunció que ha sido víctima de agresiones tanto de policías como de civiles. 

Le puede interesar de Literal: Nicaragua: donde el Estado y sus funcionarios violan la libertad de prensa

“La Policía Nacional tampoco protege a los periodistas ya que cumplen el mismo discurso de odio contra la prensa independiente que constantemente nos miran como enemigos”, lamentó Narváez.

Finalmente los miembros del Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más, reafirmaron su compromiso de acompañar a las víctimas en la demanda de verdad justicia reparación y garantías de no repetición.