La realidad de las sociedades humanas engloban comunidades minoritarias. Sin embargo, por "muy minoritarias" que se perciban son grupos e individuos sujetos de derechos y como tal merecen posicionar sus intereses a nivel político y social. Y eso incluye al periodismo.

Los medios de comunicación deberían ser portavoces de esas agendas diversas, pero en la práctica cotidiana acaban centrando su atención en temas "más importantes" elegidos así de forma arbitraria y en cierto modo, excluyente.

Desafortunadamente todavía las fuentes masculinas opacan y centralizan la creación del contenido periodístico. Por esa razón, en Literal - Periodismo Ciudadano te compartimos algunas claves para crear contenido más diverso y con enfoque de género.

Lea más en Literal: Consejos éticos para ser buen periodista   

En los últimos años la reflexión social ha llevado a numerosos medios de comunicación a realizar esfuerzos necesarios por diversificar la representación de las mujeres, poblaciones indígenas, migrantes y la comunidad LGBTIQ. Literal/Pixabay

Cuenta historias con enfoque de derechos humanos

Para crear contenido con miradas más diversas es necesario estar consciente que en el camino te encontrarás con líneas editoriales y jefes superiores que posiblemente desaprueben la propuesta de artículos con nuevos enfoques.

Por ello, deberás cambiar tu estrategia al presentar las propuestas. Busca contar las historias de las personas bajo el lente de los derechos humanos. Ello implica conocer las distintas desigualdades y estudiar el contexto social para no caer en la reproducción de estereotipos históricos.

Así también evitarás posicionar representaciones erróneas y poco a poco avanzarás en la concientización de la importancia de cambiar las agendas. Al final, es importante leer las metodologías de trabajo de los medios de comunicación, porque una cosa son las publicaciones y otra son las prácticas internas no sexistas, inclusivas e igualitarias 

Hemos publicado en Literal: Periodismo ambiental: más que cubrir fuentes verdes   

Diversifica tus fuentes

Un segundo paso para crear un contenido más plural es la incorporación de nuevas miradas y voces. Si tu editor se niega a darte la oportunidad de contar la historia con enfoque de género, busca alternativas para posicionar a los grupos marginados en los temas que sí aprueba.

Eso significa incluir a las mujeres en las noticias que tratan temas económicos, judiciales, deportes, etc. Diversifica tus fuentes en secciones donde aparentemente no hay espacio para la perspectiva de género, pero ten el cuidado de no recurrir siempre a las mismas mujeres que te apoyan como fuentes fijas.

Sal de tu zona de confort y entrevista también a personas negras, personas con discapacidades, personas de la tercera edad, personas migrantes e indígenas. En otras palabras, selcciona tus fuentes bajo una perspectiva interseccional.

Le puede interesar de Literal: Periodismo para el desarrollo: compromiso con el crecimiento social   

No olvides que las suposiciones son peligrosas. Es mejor comprobar con las fuentes cómo les gustaría ser representadas. Literal/Pixabay

Cuida el lenguaje

El polémico uso del lenguaje inclusivo todavía es un tema de discusión. Sin embargo es importante sacar ventaja de las posibilidades del lenguaje. Evita los términos que sobreponen el nombre de un espectro sobre la representación general del resto de personas. Es decir, si puedes decir "humanidad", para que decir "los hombres".

Otro consejo ético y valioso es preguntarle a tu fuente con qué pronombre se identifica, en especial cuando tratas con personas transgéneros. No obstante, esta práctica también aplica cuando no se asume que te diriges a una persona trans. 

Por último, evita las descripciones innecesarias tales como: "iba vestida de mujer, pero la delataba su gruesa voz". Este ejemplo no solo es irrespetuoso, sino que tampoco agrega información impredecible y de valor.