“Lo más triste para un periodista es dar su propia noticia” escribió la mañana de este 16 de abril el periodista de Nicaragua Winston Potosme, quien denunció que la madrugada de este jueves personas desconocidas atacaron a su padre Luis Potosme “y me lo dejaron entre la vida y la muerte”.

En declaraciones a Literal Periodismo Ciudadano, Potosme explicó que él y sus hermanos en el exilio recibieron mensajes de amenazas provenientes del teléfono de su padre, lo que los llevó a suponer que se trataba de un robo del dispositivo, pero al poco tiempo constataron que además del robo, los desconocidos habían entrado a la casa de su padre que vive solo y lo agredieron dejándolo inconsciente, ensangrentado, inflamado y con el rostro “reventado”.

Mensaje amenazantes

“A vos también k andas huyendo  teva llegar tu hora,y a todos los de ustedes también, vasa pedir kakao al comandante jajaja” son parte de los mensajes, terriblemente mal escritos y con odio, que llegaron a Potosme a eso de las 5:00 de la mañana.“El mensaje fue claro a todos sus hijos miren ustedes” enfatizó el periodista quién adjunto una captura de pantalla de los mensajes recibidos.

Potosme se encuentra exiliado en Estados Unidos luego de sufrir amenazas y agresiones de los fanáticos del régimen nicaragüense por la cobertura que realizaba de las jornadas de represión desde abril de 2018; mientras ejercía su labor periodística ese año fue herido de un balazo en uno de sus brazos.

Tras el ataque a su padre, Potosme confirmó que en el hospital Lenín Fonseca al señor de 61 años le identificaron trauma cráneo encefálico severo por golpes con objetos contundente en la cabeza, además de señales de patadas y puñetazos en todo el cuerpo. Por todo ello fue ingresado a la Unidad de Cuidados Intensivos y conectado a un respirador artificial con pronóstico reservado.

Si bien no interpusieron denuncia pública, Potosme confirmó que autoridades policiales lo contactaron por teléfono para solicitarle información sobre la agresión y le aseguraron que estaban investigando el caso. El periodista considera que si bien hubo robo, el trasfondo de la agresión es política: “Lo quieren destruir desde el 2018 y se sienten alentados por la impunidad en que quedan los crímenes políticos”, dijo a Literal.

Tercer ataque

En septiembre del 2018, simpatizantes del partido de gobierno intentaron incendiar la vivienda del señor en Niquinohomo con bombas molotov y morteros, pero no lo lograron.

El 31 de diciembre de 2019, simpatizantes sandinistas ingresaron a la vivienda de Luis Potosme con la intención de incendiarla nuevamente, pero solamente lograron quemar una camioneta que estaba en el taller de refrigeración que funciona en el inmueble. No provocaron pérdidas humanas pero sí daños materiales y dejaron pintas y amenazas expresas contra él y su familia.

Y finalmente, este 16 de abril, ingresaron a su vivienda, lo atacaron, le robaron y enviaron amenazas de muerte a su familia en el exilio.