Con la llegada del coronavirus a Nicaragua, la censura y la persecución de parte del gobierno a los medios de comunicación y a los mismos ciudadanos que denunciaban los entierros exprés fue conocida a nivel internacional. Sin embargo a más de cuatro meses de convivir con el virus, los entierros exprés parecen haber desaparecido de las redes sociales.

Y no es por falta de espacios o periodistas, actualmente en el país se contabilizan al menos treinta espacios periodísticos entre plataformas en redes sociales y sitios web que a diario comparten información de manera independiente sobre todo lo relacionado al coronavirus; las denuncias de entierros exprés y negativas de ver los cuerpos aparentan ser noticias del pasado.  

Durante marzo y abril 2020, las imágenes de entierros exprés inundaron las redes sociales.Literal/Redes Sociales

¿Pero qué es lo que está ocurriendo?   

Cada semana el Observatorio Ciudadano Covid-19, brinda informes del comportamiento del virus en el país y las cifras cada día aumentan. La última actualización contabilizó 9,044 personas infectadas y 2,537 fallecidos. 

El médico Róger Pasquier, presidente de la Asociación Nicaragüense de Anestesiología y Reanimación quien desde el inicio de la crisis sanitaria ha dado seguimiento al comportamiento del virus y brindando información a los nicaragüenses, explicó a Literal que los entierros exprés son una situación del pasado porque ni el estado ni las familias sabían enfrentar la pandemia.

“En primer lugar los pacientes no están yendo a los hospitales, muchos de ellos se están quedando en su casa y falleciendo en su casa, por otra parte se están manejando mejor los casos en los hospitales públicos y privados”.

Agregó que ya hay una experiencia de cuatro meses y muchos de los pacientes que llegan graves están sobreviviendo con las atenciones que les están dando los médicos en los hospitales públicos y privados refirió Pasquier.

Según Pasquier, los entierros exprés han dejado de ser algo sorpresivo porque inclusive las mismas autoridades del Ministerio de Salud (Minsa), se han dado cuenta que no pueden ocultar la cantidad de fallecidos y que es incorrecto enterrar a los pacientes sin permitir que sus familiares los vean.

“Ahora se han flexibilizado, y por eso ya no es necesario estar ocultando a los fallecidos” insistió el médico. 

En redes, ciudadanos han denunciado otras medidas que las autoridades reduzcan las denuncias: han tomado control de los cementerios con policías y paramilitares, los entierros los hacen a la luz del día, pero con presencia policial y medidas de seguridad extremas

Lea de Literal: Covid-19 en Nicaragua: guerra sucia contra el periodismo


Según el Observatorio Ciudadano la cifra de personas infectadas por coronavirus supera los nueve mil casos. Literal/Pixabay

Los efectos de la cuarentena voluntaria

Pasquier destacó que otro factor importante en la disminución de fallecidos y las denuncias en redes sociales, es que de alguna manera la convocatoria a la cuarentena voluntaria y a poner en práctica todas las medidas de prevención, han tenido un impacto en la población.

En el mes de junio, 29 asociaciones médicas nicaragüenses incluida la Asociación de Anestesiólogos, llamaron a los nicaragüenses a realizar una cuarentena voluntaria para frenar el impacto del virus en el país.

El pasado 30 de julio, nuevamente llamaron a la población a no bajar la guardia ante la aparente normalidad respecto al virus y alertaron de posibles nuevos brotes.

 

Los ciudadanos documentaron múltiples entierros exprés en todo el país. Literal/Cortesía

La pandemia sigue vigente

Pasquier señaló que con la cuarentena voluntaria, se ha logrado que “muchas de las cargas virales tan elevadas que teníamos (en el país) hayan disminuido”, por consiguiente la tasa de infección y la mortalidad también disminuyeron.

El médico enfatizó que evidentemente en los últimos días todos hemos notado que no tenemos la misma mortalidad que tuvimos en mayo y junio.

Pasquier advirtió que “eso no quiere decir que la tendencia sea definitiva a que la pandemia termine”, pues con todas las actividades de aglomeración que se han estado haciendo en julio podríamos esperar que a mediados de agosto tengamos repuntes de contagio en diferentes lugares del país.

 “Y eso va a llevar a un porcentaje de pacientes a situaciones graves y muchos de ellos van a ir desafortunadamente falleciendo” lamentó el médico.

Además: Nicaragua: ofensiva contra el periodismo y apatía ante Covid-19

Lavar las manos correctamente es la recomendación principal para reducir el contagio del coronavirus. Literal/Pixabay

Mantenerse firmes

“La esperanza es que nos mantengamos firmes y que no caigamos en la trampa de creer que el contagio ya ha terminado o está en su etapa terminal” acentuó Pasquier.

Agregó que debemos de continuar  con las medidas preventivas de:

  • Distanciamiento social de al menos 2 metros entre personas
  • No hacer aglomeraciones
  • Lavado de manos con bastante agua y jabón por al menos 40 segundos
  • Cubrirse la cara  y utilizar mascarilla
  • Usar alcohol gel arriba del 69% de concentración

Todo esto para garantizar que la morbilidad y la mortalidad disminuyan.

Finalmente Pasquier refirió que no es el momento de llamar a la actividad docente en ningún nivel escolar.

“Los estudiantes deberían de quedarse en su casa. Si nosotros hacemos que los estudiantes vayan a las escuelas, esta va a ser otra de las causas por las que en un momento determinado se va a incrementar el número de pacientes enfermos y fallecidos” advirtió Pasquier.