Según el informe del monitoreo sobre violación a los derechos humanos en Nicaragua, elaborado por la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), hasta el 24 de septiembre de 2020 en el país “se evidencia una escalada en los niveles de violencia”.

El documento refiere que los aparatos de seguridad pública del país han estado directamente abocados a la represión y no a la prevención del delito.  

La UNAB, hizo un recuento de las distintas violaciones a los derechos humanos acontecidas durante este año y destaca la detención de 104 personas por razones políticas, 59 femicidios, asesinatos en el campo, abandono estatal a las comunidades indígenas, juicios viciados entre otras situaciones. 

La Policía de Nicaragua ha sido denunciada por la falta de acción frente a delitos comunes. Literal/Cortesía

Le puede interesar: La Costeñísima y Radio Darío: ejemplos de resistencia al poder represivo en Nicaragua

Ataques al periodismo

Según el documento de la UNAB, a la fecha se han registrado más de 351 ataques al periodismo independiente, razón por la que consideran que la libertad de prensa en Nicaragua atraviesa una etapa oscura y sin precedentes en la historia moderna del país.

El informe plantea que a la fecha, “cinco periodistas independientes enfrentan procesos judiciales por ejercer su labor”, y muestra solidaridad con la periodista Kalúa Salazar, de radio La Costeñísima, quien el pasado 23 de septiembre fue declarada culpable por el supuesto delito de “calumnia” en contra de tres exfuncionarias sandinistas en el Caribe Sur.

Además, la organización opositora denunció que el gobierno de Nicaragua, en un intento por callar uno de los dos grandes medios televisivos que no están bajo su poder, embargó a Canal 12. Y mantiene asedio contra Radio Darío y La Costeñísima y a sus periodistas. 

Radio La Costeñísima ha denunciado publicamente asedio y hostigamiento de parte de la Policía Nacional. Literal/Cortesía 

Infundir miedo a la población

La UNAB, refiere también que en los últimos meses se evidencia una escalada de violencia contra la Iglesia Católica en Nicaragua.

“El último fue el atentado terrorista que provocó el in-cendio en la capilla de la Sangre de Cristo en la Catedral de Managua. Una serie de iglesias en diferentes partes del país han sufrido asedios, profanaciones y hasta sacerdotes han sido amenazados de muerte”, refiere el documento.  

Lea: Guillotina judicial contra periodista Kalua Salazar de Radio La Costeñísima

Estos son ataques planificados por la dictadura de Daniel Ortega, con el fin de infundir el  terror en el pueblo, expone el documento.

La UNAB, concluye que mantendrán la denuncia internacional sobre estas violaciones de derechos humanos, que no cesan y apuntan a agudizarse en el 2021 y asegura que Daniel Ortega y Rosario Murillo carecen de voluntad política para detener esta crisis de violación de los derechos humanos en el país.