Más de 385 nicaragüenses que se encontraban varados en el país canalero, desde hace un mes, se movilizaron este 4 de febrero a la frontera de Paso Canoas con el afán de regresar a su país, sin embargo, las autoridades nicaragüenses de Migración y Extranjería solamente autorizaron el ingreso de 200 compatriotas.

Se trata de nicaragüenses que desean regresar a Nicaragua a causa de la falta de empleo que provocó el cierre de empresas panameñas, golpeando la economía de muchas familias radicadas en ese país.

Según la plataforma digital de 100% Noticias, una de las personas que se encuentra en el sitio, señaló que existe gran descontento porque no los quieren dejar salir de Panamá. “Metimos la lista de los 90, ahora va el otro grupo tranquilo y nosotros estamos varados aquí en la frontera y eso no es justo”, señaló el ciudadano a ese medio de comunicación.

Le puede interesar: Periodista David Quintana en agotadora espera de juicio

Migración y Extranjería de Costa Rica comunicó que a partir de este 4 de febrero se definió un nuevo procedimiento de paso de los nicaragüenses: “las autoridades nicaragüenses enviarán la lista de las personas que se encuentran en Panamá que requieren hacer su tránsito por Costa Rica, siendo ya comprobado que cumplen con los requisitos para su paso por el país y el ingreso a Nicaragua, como su pasaporte y la prueba PCR negativa.

Estas personas ingresarán por Paso Canoas, donde la Policía Profesional de Migración realizará el correspondiente control migratorio y comprobación de las listas enviadas previamente, acompañados por personeros del Ministerio de Salud para la validación de las pruebas, entre otros”.

“Estos tránsitos se suspendieron temporalmente durante enero del año en curso debido a la compleja situación presupuestaria que enfrenta la DGME, la cual definió que el recurso policial se destinará a las labores de control migratorio, ya que toda vez que se realiza ese traslado se requiere de la revisión y acompañamiento de los oficiales de la Policía Profesional de Migración durante el paso de estas “Burbujas Sanitarias” a través del país”, dice el comunicado de las autoridades ticas.

Informaron que durante el 2020, bajo esta modalidad de Burbujas Sanitarias, transitaron por Costa Rica 5,872 personas nicaragüenses que se encontraban en Panamá.

Caravana de nicas sin condiciones sanitarias para evitar contagios por coronavirus. Literal /Cortesía

Exiliados nicaragüenses también en crisis

La situación de exiliados en Costa Rica no es menos preocupante. Los nicaragüenses con empleos informales quedaron sin sus plazas luego de la baja económica por el cierre de muchos negocios a raíz de la pandemia del Covid-19, limitando su calidad de vida y sin poder aportar económicamente a sus parientes, recrudeciendo la situación en que se encuentran, afirmó Gemma Serrano, defensora de derechos humanos.

“Ya no tienen la oportunidad de permanecer en el país en donde están y ahora mucho menos de aportar economía para sus familiares en Nicaragua”, expresó Serrano quien además señaló que las donaciones o aportes de muchas organizaciones nacionales e internacionales en Costa Rica no son suficientes para cubrir las necesidades de estas personas lo que lleva a muchos a tomar “malas decisiones” al tratar de regresar a Nicaragua, donde son capturados por el Ejército o la Policía Nacional.

También: Organización de escritores cierra actividades por leyes represivas en Nicaragua

Las condiciones precarias de muchos exiliados, ocasionó que varios se contagiaran de coronavirus, llevando a muchos a recurrir a la caridad pública, comentó la activista.

“Algo que parece fuera de contexto pero que tuvo que ver con el coronavirus fue el recrudecimiento de la xenofobia, donde muchos decían que por la falta de cuido y las condiciones en que vivían los nicaragüenses había más contagios”, agregó.

El año pasado, la Agencia de la ONU para los Refugiados calculaba que después del 2018, más de  100 mil nicaragüenses salieron del país a causa “de la persecución y las violaciones de derechos humanos reportadas en el país”.

Solo en Costa Rica se estimaban unas 77 mil personas, unas ocho mil huyeron a Panamá, otros nueve mil a Europa, a México unas 3,600 y otro tanto en otros países.