La Asociación Nicaragüense Pro-Derechos Humanos (ANPDH) realiza una campaña educativa que orienta a los nicaragüenses que buscan asilo en Costa Rica por razones de persecución política y amenazas estatales, cómo pueden ser acogidos en condición de refugiados.

En un video de ANPDH, Álvaro Leiva, secretario general de la asociación, inició la campaña para apoyar a los migrantes en el proceso de solicitud de refugio el pasado 14 de febrero. Leiva argumentó que la gran cantidad de refugiados en el vecino país es “producto del régimen del régimen Ortega Murillo”.

“Estamos dando la batalla para lograr la mayor cantidad de aplicaciones positivas”, dijo Leiva en referencia a las solicitudes de refugio. De acuerdo con el defensor de derechos humanos, ANPDH acompaña a los solicitantes de refugio en su proceso ante las autoridades costarricenses.

Lea más de Literal: "Héroe Ciudadano": la campaña cívica que busca promover el voto en Nicaragua

Seis pasos para solicitar refugio

A través de sus redes sociales la organización ha mostrado la forma de solicitar refugio en seis pasos detalladamente explicados. Como parte de la campaña educativa, el 15 de febrero se reanudaron talleres de capacitación para la cita de elegibilidad, pues es el último paso para obtener el refugio.

Un elemento complementario de la capacitación para la cita de elegibilidad, será también un manual que enseña a los migrantes los pasos para que puedan concluir satisfactoriamente su proceso de refugio.

De ser negada la solicitud de refugio, se recomienda ponerse en contacto con ANPDH, para recibir acompañamiento en un posible proceso de apelación, sin embargo, esto solo se puede hacer en un margen de tres después de haber sido negado el refugio.

Le puede interesa de Literal: Buscan firmas para apoyar reformas electorales

Violencia gubernamental

Como consecuencia de la violencia gubernamental intensificada a partir de la insurrección cívica que comenzó en abril de 2018, miles de nicaragüenses se han visto en la obligación de migrar hacia Costa Rica y otros países del mundo.

Según datos de la Agencia de la Organización de la Naciones Unidas para los Refugiados, de 2018 a 2019 unos 62.000 nicaragüenses habían migrado, de estos aproximadamente 55,000 eligieron como destino Costa Rica.

Al igual que miles de nicaragüense ANPDH, también dejó Nicaragua, como consecuencia de la represión y persecución política por parte del régimen de Ortega.

Desde agosto de 2018, sus oficinas en el país fueron cerradas, pero desde el exilio han seguido monitoreando las violaciones a los derechos humanos y dando acompañamiento a las víctimas.