A pesar de que en Nicaragua hay una ley que defiende los derechos de los consumidores, esta es muy poco conocida y no existe una educación de consumo que ayude a la población a cambiar malos hábitos que afectan su economía, coinciden los expertos en el día internacional de los Derechos del Consumidor.

Este 15 de marzo se celebra el día Internacional de los Derechos del Consumidor y para el director ejecutivo de la Cámara de Empresas de Comunicación para Mercadeo, Ernesto Robleto, el Estado debería implementar una política permanente de educación de consumo.

Le puede interesar: Combustibles caros por “competencia desleal” en Nicaragua

“En el caso de Nicaragua no hay políticas de educación hacia los consumidores a pesar de que existe un instituto de protección del consumidor, lo que hacen es solo procesar algunas denuncias de los consumidores, pero no hay una política permanente de educar sobre el consumo y sobre sus derechos”, dijo Robleto.

El experto insistió en que deberían existir políticas públicas de protección que garanticen el consumo responsable de la sociedad y que, el día del consumidor debería ser celebrado a como corresponde “en una sociedad de libertades, en donde la libertad de elección es protegida por el Estado y la libertad de comercio y económica es también garantizada, que es lo que no está sucediendo en estos días en Nicaragua”.

 Los consumidores tienen derecho a recibir información veraz, oportuna, clara y adecuada sobre los bienes y servicios disponibles en el mercado. Literal/Pixabay

Opiniones limitadas

Juan Carlos López, director de la Defensoría del Consumidor, piensa que la problemática radica en que la falta de interés por parte del Estado en implementar políticas educativas de consumo en educación primaria, secundaria y de estudios superiores, limita la opinión académica y defensa de los derechos en la ciudadanía ante las empresas.

“Pienso en muchas ocasiones que se trata de limitar la opinión académica, la opinión también desde la perspectiva del consumidor, no solo como sujeto de queja sino en el trato en que menos información tenga el consumidor, tiene menos posibilidades de demandar al Estado y de demandar también a la empresa privada” señaló López.

Asimismo, refirió que en el marco legal de la Ley 182 (Ley de Defensa de los Consumidores) se explica que es una responsabilidad del sector privado y los proveedores, garantizar una educación fidedigna hacia sus propios clientes, algo que ha sido muy difícil de poder cumplir “porque ni al Estado ni a la empresa les interesa que el consumidor tenga una educación adecuada a su conveniencia”.

López expresó que muchas veces los medios de comunicación “sacan lo que solamente les interesa” y que, en la mayoría de los casos las empresas patrocinan a los medios y esto complica las posibilidades por las cuales los consumidores puedan quejarse de algún producto o de alguna empresa que vulnere sus derechos.

Educación temprana para el cambio social

El economista Maykell Marenco coincidió que también es una problemática educativa y que esto debería de implementarse en los programas de educación temprana “porque qué es lo que hacen los jóvenes, gastar todo el dinero que tienen hasta que se quedan sin nada” y teniendo una educación temprana, la situación de control de consumo sería positiva para muchos adolescentes.

“Qué tal si los resultados fuesen diferentes, si hubiera un programa de educación temprana sobre finanzas personales, el hábito del ahorro, probablemente el resultado sería distinto, incluso, probablemente tendrías una sociedad en que los hábitos de consumo serían más medidos, incluso más educados en cierto sentido, apelando al tema de buscar cosas saludables (…) creo yo que esto se debe de hacer a etapas temprano, porque cuando se hace mayor resulta ser muy intrusivo”, declaró Marenco.

Además: Denuncian irregularidades en algunos bancos privados de Nicaragua

Expertos indican que deberían existir políticas públicas de protección que garanticen el consumo responsable de la sociedad. Literal/Pixabay

Cinco derechos importantes del consumidor

La ley de Defensa del Consumidor tiene como objetivo “garantizar a los consumidores la adquisición de bienes o servicios de la mejor calidad, en sus relaciones comerciales, mediante un trato amable, justo y equitativo de parte de las empresas públicas o privadas individuales o colectivas”.

El capítulo tres dice que son derechos:

  1. Protección de la Salud y seguridad en el consumo de bienes y servicios.
  2. Educación para el consumo.
  3. Una información veraz, oportuna, clara y adecuada sobre los bienes y servicios disponibles en el mercado.
  4. Un trato equitativo y no abusivo por parte de los proveedores de bienes y servicios.
  5. Una reparación integral, oportuna y adecuada de los daños y perjuicios sufridos y que sea responsabilidad del proveedor.

De forma general y dado que no hay una política estatal de educación sobre el tema, los entrevistados aconsejan leer la ley 182 para estar empapados de los derechos que esta nos brinda.