Al menos 82 estudiantes de la UNAN-Managua fueron expulsados en el contexto de la crisis sociopolítica de 2018, según jóvenes del movimiento Acción Universitaria, que solicitaron a las autoridades el reingreso de este grupo y la revocación del acuerdo del Consejo Universitario en el cual se aprobaron estas disposiciones al margen de los procedimientos normativos y reglamentarios.

Este grupo leyó una carta abierta en donde indican que las expulsiones fueron realizadas sin llevar el debido proceso legal y reglamentario según lo establecido en los estatutos, el código de ética institucional y el reglamento de disciplina estudiantil, negándoles el derecho a defenderse o esclarecer acusaciones de las cuales fueron señalados.

Lea de Literal: Estudiantes denuncian “lavado de cerebro” en UNAN-Managua

“Las expulsiones universitarias fueron tipificadas como faltas graves, las cuales se contemplan en el art. 4 RDE y son detalladas en el art. 6 RDE, cuyas sanciones se prevén en el art. 8 RDE, siendo la máxima sanción contemplada la suspensión de hasta un semestre académico; no obstante, las expulsiones todavía persisten dos años y siete meses después de dictada la resolución de las sanciones”, detalla el documento.

Lea más de Literal: Nicaragua 2021: persiste mala imagen en dos informes internacionales

Los jóvenes solicitaron permitir también el reingreso de estudiantes que, por miedo, temor, inseguridad, exilio o desobediencia académica, hayan interrumpido sus estudios universitarios. Literal/Tomada de Confidencial 

Expulsiones deben ser anuladas

Así mismo, recordaron que la Ley de Amnistía (Ley 996), aprobada en el 2019, que concede indulto a todas las personas que participaron en los sucesos acaecidos en todo el territorio nacional a partir del 18 de abril 2018, se extiende a personas que no han sido investigadas y mandata que las Autoridades competentes no iniciarán investigación, cerrando los procesos administrativos iniciados.

Por esto último, los universitarios consideran que las expulsiones “debieron y deben ser revertidas o anuladas, pues competen a procesos sancionatorios de índole administrativa, los cuales son comprendidos por la Ley 996 de Amnistía”.

Hemos publicado en Literal: Covid-19 en Nicaragua: un año de Zoom y sin recreos

Los jóvenes solicitaron permitir también el reingreso de estudiantes que, por miedo, temor, inseguridad, exilio o desobediencia académica, hayan interrumpido sus estudios universitarios y que en la actualidad manifiesten su deseo de retomar su formación profesional, para gozar de ese derecho.

Según las políticas de admisión de la UNAN Managua, aprobadas por el Consejo Universitario en sesión extraordinaria en el 2020, reconocen dentro de los fundamentos jurídicos y filosóficos que inspiran la política de admisión del alma mater “que el acceso a las Instituciones de Educación Superior es libre y gratuito para todos los nicaragüenses, siempre que los interesados o requirentes cumplan con los requisitos y condiciones académicas exigidas, sin discriminación por razones de nacimiento, nacionalidad, credo político, raza, sexo, religión, opinión, origen, posición económica o condición social”.