Michael Reed Hurtado, Director de Operaciones del Guernica Center For Internacional Justice, declaró en el marco de un conversatorio sobre “Memoria, Verdad y Justicia” que la acción social de hacer memoria requiere mucho valor e imaginación, para vencer la inercia y enfrentar el poder que siempre quiere mantener el control sobre la organización de la memoria del pasado.

Reed señaló que hacer memoria implica una acción social concertada para hacer frente al silencio y al olvido. Agregó las iniciativas sociales para recordar y dar a conocer lo acontecido son muy variadas y que deben ser las personas y las comunidades nicaragüenses las que definan y exploren los procesos de hacer memoria.

Le puede interesar de Literal: Nicaragua ha perdido cuatro oportunidades históricas para revelar la verdad y aplicar justicia

De igual forma Reed destacó que “no hay duda que en los últimos años, manifiestamente desde abril 2018 la memoria se ha convertido en un elemento constitutivo y en nuevo espacio cívico nicaragüense. Hacer memoria es una forma de desafiar y trasformar”.

Sin embargo, lamentó que el poder seguirá explotando todos los recursos a su disposición para controlar y evitar esa transformación, por su lado la sociedad nicaragüense ha demostrado valiosisímos y diversos procesos que desafían el control del Estado.

 Según Michael Reed, desde abril 2018 la memoria se ha convertido en un elemento constitutivo y en nuevo espacio cívico nicaragüense. Literal/Captura de pantalla

El poder busca esconder el pasado

Buena parte de las élites políticas y militares, si no todas, están interesadas en esconder el pasado, declaró Reed. Y agregó que “las víctimas a toda costa quieren que se reconozca lo que les pasó, cómo les pasó”.

A criterio de Reed, pocos quieren saber lo que pasó, otros muy poderosos quiere enterrarlo todo y otros la gran mayoría no les interesa que se sepa o simplemente no les importa lo que pasó”.

Finalmente, Reed mencionó que Nicaragua tiene el potencial de generar acciones innovadoras, la constitución de actores sociales nuevos e idealmente la construcción del reconocimiento. Sin embargo, lamentó que ese proceso apenas incia y el Estado-Partido no respeta, ni garantiza las reglas básicas de la contención democrática.

Vilma Núñez de Escorcia, defensora de derechos humanos. Literal/Captura de pantalla

Derechos por la lucha de los pueblos

En la actividad también participó Vilma Núñez de Escorcia, presidenta del Cenid, quien entre emotivos recuerdos de la salida del país de los fundadores del Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más, que antes de la crisis de abril 2018 eran parte del Cenidh, señaló que “ el desarrollo jurídico de los derechos humanos es producto de la lucha de los pueblos, porque derecho que no se defiende es derecho que se pierde”.

Lea de Literal: Una derrota más de Ortega ante la ONU: tercera resolución en contra desde 2018

Este conversatorio virtual organizado por el Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más se llevó a cabo en el marco del Día Internacional del Derecho a la Verdad, en relación con violaciones de derechos humanos y de la dignidad de las víctimas declarado por la organización de las Naciones Unidas (ONU).