El régimen sandinista y sus instrumentos de represión, sostienen la agresiva política de criminalización y acoso contra periodistas independientes y la libertad de prensa en Nicaragua.

El informe mensual sobre el monitoreo y seguimiento a casos de violaciones a la Libertad de Prensa, correspondiente al mes de abril 2021 y publicado por La Prensa, revela que este mes se logró sistematizar y documentar la cantidad de 27 casos de agresiones contra periodistas y violaciones a la Libertad de Prensa.

De acuerdo al documento, se contabilizan 18 víctimas: 15 del género masculino y 3 del género femenino. Este mes no se registraron casos de transgresiones contra medios de comunicación.

Del total de casos documentados 21 son agresiones y ataques (78%); 4 son detenciones arbitrarias (15%); y 2 son restricciones al acceso a la información (7%).

Lea más de Literal: CSE apunta contra el periodismo independiente

Policías, principales agresores

El informe de La Prensa logró verificar que en 25 de los casos (92.6 %) los agresores fueron agentes estatales, el 3.7 % (1) No estatales y el 3.7 % (1) por paraestatales.

Uno de esos casos fue la golpiza y amenazas contra el periodista Alberto Miranda, de Literal Periodismo Ciudadano, por parte de policías y paramilitares el pasado 15 de abril tras cubrir una protesta ciudadana en un barrio de la zona oriental de Managua.

Destaca el informe que la primera etapa de la cobertura electoral en Nicaragua en 2021 “se ha visto marcada por fricciones entre los periodistas, voceros y miembros de bloques opositores”.

Le puede interesar de Literal: Ser periodista en Nicaragua: riesgo y desprotección

Intolerantes a la crítica 

Una de estas organizaciones políticas, mandó una carta a La Prensa protestando contra una caricatura del dibujante Manuel Guillén, lo cual fue considerado por medios y periodistas como una agresión a la libertad de expresión y una muestra de intolerancia política hacia las críticas.

“Por tanto, es oportuno recordarles a los bloques opositores que los periodistas son importantes y necesarios en la vida política y social del país; y que la tolerancia, la libre expresión son indispensables para alcanzar la anhelada democracia”, sugiere el reporte. A la vez recuerda, que “los periodistas deben mantenerse firmes e imparciales en el ejercicio de sus labores”.

 “La ética y la responsabilidad periodística deben prevalecer, antes que las simpatías o militancias políticas, aunque participar y militar en política también sean derechos constitucionales, estas acciones no deben empañar la noble y permanente labor periodística”, refuerza La Prensa.