Muchas cosas en la vida son consideradas un arte: escribir, pintar, o hacer manualidades, pero ¿entrevistar? Si: también entrevistar es un arte, pues esta acción va más allá de formular preguntas y cuestionar a una fuente, se requieren habilidades y estrategias para mantener una conversación positiva y productiva.

Literal conversó con el periodista y escritor Fabián Medina Sánchez, Jefe de Información del diario La Prensa y autor de libros como Secretos de Confesión y El Preso 198, un perfil de Daniel Ortega. Aquí te contamos cuáles son sus recomendaciones para obtener entrevistas periodísticas exitosas.

Como un duelo de ajedrez

Usualmente en periodismo, se suele comparar la entrevista como un duelo entre dos poderes, el del entrevistado y la institución o figura que representa y del entrevistador y el medio en que trabaja o publica. 

Para Medina, la entrevista como género periodístico es como una partido de ajedrez: “en primer lugar porque hay un pacto entre dos, no se puede hacer una entrevista a alguien que no quiere. Hay reglas: por muy maldita que sea la persona que tenés al frente, estás obligado a respetar ciertas reglas éticas, no es ‘un todo se vale’... Claro, la primera regla es ‘yo pregunto lo que tengo a bien preguntar y usted responde lo que tiene a bien contestar’. Usted se hace responsable de sus respuestas y yo de mis preguntas. Se establece el terreno, se van colocando posiciones y, al final, la buena o mala entrevista dependerá de los dos, nunca de uno solo”.

Jaque al Rey

Según Medina, las entrevistas más difíciles son las que fracasan. “Es desolador salir de un lugar sabiendo que no llevas nada en la grabadora, ya sea porque el entrevistado en realidad no tenía nada que decir, porque se enllavó o porque no supiste crear el ambiente y hacer las preguntas indicadas”, dijo Medina.

Y agregó: “de esas hay un montón”.

Al preguntarle sobre su entrevistado más difícil, Medina confesó “creo que ha sido Arnoldo Alemán, (expresidente de Nicaragua 1997-2002) porque generalmente contesta lo que quiere, y hay que saber provocarlo para llevarlo a la pregunta que interesa”. Su entrevista en 2002 a Alemán, en un suplemento especial de La Prensa titulado Jaque al Rey, le mereció el premio ala excelencia periodística Pedro Joaquín Chamorro 2003 de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro.

Preparación previa

Antes de realizar una entrevista Medina recomendó informarse y documentarse a fondo sobre el tema que se abordará, sobre el entrevistado y luego elaborar un cuestionario o temario básico de guía.

El periodista indicó también que el día de acordado para la entrevista se debe ser puntual, con una presentación adecuada, el material necesario (libreta de apuntes, lápiz, grabadora, carga suficiente de batería y por si acaso, video) y además escoger el espacio correcto de acuerdo a los intereses periodísticos.

Medina expone que la entrevista debe registrar qué dice el entrevistado (entender sus contestaciones); por qué lo dice (entender sus motivaciones) y qué no dice (cuando no lo diga debe ser por la voluntad manifiesta del entrevistado y no porque el entrevistador haya dejado de hacer la pregunta).

En ese sentido Medina recomendó:

  • Preguntar con aplomo y sin titubeos
  • Despacio, pausadamente.
  • Con voz clara y sonora
  • De buen modo, con educación, con respeto.
  • Preguntas precisas. (que el personaje entienda)
  • Claras (que sean un espejo de la idea del periodista)
  • Directas (sin rodeos)

Según Medina, al finalizar la entrevista el periodista debe dejar abierta la posibilidad de volver a comunicarse con el entrevistado y no debe comprometerse a mostrar al personaje la entrevista antes de ser publicada.

“Una vez realizada la entrevista, esta pertenece por entero al periodista. Es su dueño, y del uso que haga de ella debe asumir toda la responsabilidad”, enfatizó Medina.

¿Cómo redactar la entrevista?

Medina manifestó que se debe explicar claramente quién es el entrevistado y por qué consideramos que tiene autoridad para hablar sobre el tema.

Luego valorar si se escribe de forma literal o pregunta-respuesta (a como lo dijo el entrevistado) o se hace paráfrasis como en las entrevistas de perfil, teniendo mucho cuidado de que la edición no conduzca a la manipulación.

Consejos

  • Indagar sobre el entrevistado previo a la entrevista
  • Hacer un temario
  • Escoger el lugar para la entrevista según el propósito
  • Familiarizar al entrevistado con el instrumental de grabación
  • Conversar de previo para romper el hielo, pero NO dar adelantos de la entrevista
  • Dejar que sea el entrevistado quien hable más
  • La timidez puede convertir al periodista en entrevistado
  • Hay que evitar los silencios en la entrevista
  • Tomar notas siempre que se pueda
  • Confirmar con el propio entrevistado cifras, datos y nombres
  • Comenzar por las preguntas más fáciles de responder
  • Dejar las preguntas difíciles para el final
  • Hacer una pregunta a la vez
  • Combinar preguntas directas e indirectas
  • Combinar preguntas abiertas y cerradas
  • Repreguntar cuando sea necesario
  • Anunciar el final de la entrevista
  • Redactar en fresco, escribir en caliente

¿Qué cosas se deben evitar durante una entrevista?

Medina refirió que las preguntas difíciles no se deben hacer al inicio de una entrevista, tampoco mostrar pasividad en las preguntas o demostrar con nuestros gestos que el entrevistado está llegando a donde queremos.

De igual forma evitar repetir entrevistas, mostrar demasiada confianza con el entrevistado o demostrar que el entrevistador conoce mucho del tema.

A criterio de Medina, tampoco es recomendable hacer varias preguntas a la vez o impedir que el entrevistado termine su idea, a menos que se esté saliendo del tema.