Para Gilberto Ariel Artola García, lo más aterrador de un huracán no es la destrucción que deja a su paso tras haber azotado una zona, sino el ruido de sus vientos botando árboles y arrancando techos de zinc: parecen aullidos de un monstruo gigante.   

Gilberto Artola, a como se le identifica en redes sociales, se ganó la merecida reputación periodística de cubrir los desastres naturales de dos huracanes consecutivos en un mismo mes, desde la mera zona de impacto en ruta de los ciclones del Caribe Norte de Nicaragua.     

Le puede interesar: Marta Leonor González, la última editora de La Prensa Literaria

En Literal, al ver su cobertura destacada, nos preguntamos ¿Quién es Gilberto Artola? ¿Cuál es su historia?

Y el periodista así nos responde: “Soy en principio hijo, padre y esposo, nací hace 32 años en Rosita, Triángulo Minero del Caribe Norte, pero mis padres se mudaron a vivir a Siuna cuando yo era aún pequeño y actualmente vivo aquí”.

Gilberto Artola realizando una entrevista radial. Literal/Cortesía

LPC: ¿Cómo llegaste al oficio y dónde te formaste como periodista?

GA: Entré a este mundo, desconocido hasta ese momento para mí, en el año 2011. Yo trabajaba como locutor en la radio de la Universidad de las Regiones Autónomas de la Costa Caribe Nicaragüense (Radio URACCAN-Siuna), la cual actualmente dirijo, pero no ejercía periodismo como tal, ni como reportero.

Le puede interesar: Las mil vidas periodísticas de Cindy Regidor

Mi trabajo era conducir programas radiales desde el 2004 cuando llegué a la radio, pero además era el que actualizaba información local en la página web de la radio: los periodistas me pasaban sus notas y yo solo las subía y fue así que en el 2011, después de las elecciones unos comunitarios pusieron un tranque en Coperna, desconociendo los resultados de las elecciones por el reclamo de una diputación, lo que terminó con varios policías antidisturbios heridos de bala y un secretario político del FSLN asesinado, entonces don Carlos Martínez (editor de El Nuevo Diario) me contactó por referencia del ex corresponsal Heberto Jarquín y sobre esos hechos fue mi primer reporte para El Nuevo Diario, donde aprendí realmente la práctica de esto.  

LPC: ¿Entonces podemos decir que te formaste en el viejo El Nuevo Diario?

GA: Toda mi formación académica se la debo a URACCAN, como ya estaba en la radio cuando ofertaron la carrera de Comunicación, decidí entrarle.

Ya antes había sacado la licenciatura en Ciencias Sociales con mención en Desarrollo Local, porque cuando entré a la universidad no estaba aún la oferta de Periodismo, pero cuando URACCAN vio que todos los comunicadores que ejercían la profesión lo hacían de forma empírica en la Costa Caribe, inició a ofertarla para profesionalizar a los comunicadores, luego vino una especialización (Maestría) y también me dieron una beca del 100% para poder estudiar.

LPC: ¿Y siempre quisiste ser periodista o había alguna otra vocación en cierne?

GA: En un momento quería estudiar Medicina, pero realmente no habían condiciones económicas, en primer instancia, y en segunda instancia, yo ya trabajaba en la radio y ganaba un poco de  dinero y me podía costear algunos gastos y veía como mi mamá y papá se la jugaban para que nosotros pudiéramos estudiar, entonces así me quedé y se me abrió camino como corresponsal de El Nuevo Diario y creo que desde ahí, hasta lo poco que he logrado informar de la Costa Caribe, he forjado mi carrera.

El periodista narró que toda su formación académica se la debe a la universidad URACCAN. Literal/Cortesía

LPC: Hablemos de tu visión personal del periodismo ¿Qué significa para vos ser periodista?

GA: Significa para mí un compromiso con la gente, en lo general, y respecto a mi región, significa la oportunidad de visibilizar lo que históricamente ha estado invisible y lograr que las agendas mediáticas incluyan otros temas de interés, no únicamente de quiebres de drogas o conflictos sociales o inseguridad, que era lo que predominaba en los grandes medios.

LPC:¿Qué grandes periodistas nacionales, clásicos o internacionales has admirado y te han servido de inspiración.

GA: Te puedo hablar de Gabriel García Márquez, quizás sea lo que más leímos como estudiantes, sobre mis influencias directas te confieso que la gente de El Nuevo Diario, sus editores y periodistas, fueron mis primeros mentores para seguir en esto.

Te puedo mencionar nombres que me ayudaron como don Carlos Martínez, Juan Ramón Huerta, en mis últimos días Edith Pineda y Matilde Córdoba, de ellas aprendí bastante y de otros colegas, pero además me gusta leer reportajes, semblanzas y crónicas de varios colegas que no terminaría de mencionar, he tenido realmente como mentores a mucha gente. 

LPC: ¿Cuál considerás que sean tus fortalezas como periodista o cómo te podrías puntuar en los siguientes aspectos del 1 al 10? Reportero de territorios, cronista, corresponsal de prensa escrita, comunicador social, comunicador visual o gráfico, comunicador oral, entrevistador, observador, corrector-editor, director…

GA: No me corresponde puntuarme. Creo la gente debe valorar el trabajo de uno, yo siento que realmente me hace falta mucho, no llego creo ni al 5 en ninguna de las categorías que me decís, pero sí, yo me catalogo como comunicador intercultural, es mi formación y lo que realmente URACCAN ha apostado de mí, en el caso de nuestra región creo que es la ruta para aportar al buen vivir, la comunicación intercultural.

 Para Artola, el periodismo significa un compromiso con la gente, y la oportunidad de visibilizar lo que históricamente ha estado invisible en su región. Literal/Cortesía

LPC: Hablemos de tu experiencia frente a los desastres naturales. En tu experiencia como corresponsal o periodista local ¿cuántos desastres naturales has cubierto, al vivir en una zona natural de alto riesgo? 

GA: Los más recientes, ETA y IOTA, pero vivo en una zona vulnerable en cuanto a desastres naturales y por ello he de dado cobertura a inundaciones del río Prinzapolka, tragedias con mineros de artesanales como la del 2014, donde en un solo día y en eventos separados murieron cuatro mineros artesanales y otros 26 quedaron soterrados, hechos que por su magnitud me han marcado, entre otros montón de eventos locales.

De Literal: Arturo Wallace: Reportero y corresponsal de BBC News

LPC: Sobre las coberturas de los huracanes Eta y Iota ¿Dónde estabas vos cuando ingresaron al país?

En el caso de ETA, me quedé al frente de toda la cobertura que hizo la radio desde Siuna, hasta donde pudimos con la energía y con Iota estaba en Bilwi, incluso luego del huracán pasé todo esa semana posterior en la zona, estuvimos en todo ese asunto de la cobertura desde las evacuaciones, hasta el recorrido para graficar la magnitud de los daños de los huracanes en las comunidades.

LPC: ¿Qué ha sido lo más impactante que has vivido cubriendo estos desastres?

GA: Casi todo. Llegar a una comunidad donde todo a mi alrededor es escombros, me impactó el calor humano de la gente que al mirarte que andas una cámara te ve como una esperanza de que la ayuda les llegue, los más anormal que viví fue que de ver tanta destrucción y necesidades, luego me senté frente a la computadora y no sabía por dónde empezar.  

Artola tiene 32 años y es originario de Rosita, Triángulo Minero del Caribe Norte de Nicaragua. Literal/Cortesía

LPC: ¿No sentiste miedo? ¿Qué te dice tu familia al salir a cubrir desastres?

GA: Sí, claro, es aterrador, profundo, el miedo que da escuchar el viento enfurecido cómo arrasa con todo… respecto a mi familia me dicen que no me exponga, que por qué lo hago, a veces incluso que soy grosero que por andar en eso no estoy con ellas (mi esposa y mi hija ) en esos momentos de emergencia. 

Además: Luis Felipe Palacios: la cara detrás de las noticias de EFE en Nicaragua

LPC: ¿Cuál es tu equipo de trabajo, con el cual no podrías salir a trabajar.

Una cámara fotográfica, que hice un préstamo para comprarla y un celular gama media, que se me dañó con la lluvia de IOTA.

LPC: ¿Cuáles son tus metas profesionales y tus sueños como periodista?

Mis metas son poder seguir contando historias de la Costa Caribe, quiero hacer algunas cosas que tengo en mente que no podido hacerlas, ahora tengo otras ocupaciones y me hace falta realmente escribir notas como antes, todos los días.

A nivel profesional, me gustaría ser un gran editor, como varios que conozco, aspiro a seguir adelante en este oficio, reporteando, escribiendo, editando.