¿Cuántas veces, después de leer un libro se te han ocurrido ideas que luego terminas olvidando porque no las anotaste? ¿O te has entusiasmado o sorprendido, leyendo un texto? El diario de lectura es una forma de guardar tu experiencia con el libro o texto que lees de manera periódica; con el paso del tiempo, podrás repasarlo y reflexionar sobre todas las cosas que has leído.

Este proceso puede ayudarte a ser un mejor lector y escritor. En Literal Periodismo Ciudadano, te explicamos más acerca de esta herramienta para que le saques el máximo provecho.

¿Qué hemos leído?

Un diario de lecturas va más allá de enumerar o hacer una lista sobre libros, ya que te concede añadir una valoración del escrito junto a una breve reseña, esto te permitirá dar orden y claridad a tus ideas (te ayudará a escribir mejor); pero, además, te impulsará a reflexionar con detalle los elementos del texto que más han llamado tu atención.

Ese momento de reflexión sosegada sobre el texto recién leído, te ayudará a interiorizar la lectura, a asentarla y hacerla tuya como una experiencia lúdica o sensorial. Por otra parte, colaborará al análisis de los mecanismos del texto, sobre cómo han sido utilizados y qué valor aportaron a la narración.

Como escritor, el análisis y la reflexión, hará que comprendas mejor el funcionamiento de un texto literario y aprender a aplicar esas técnicas en tus propias obras.

Le puede interesar de Literal: Comprensión lectora, una habilidad para la vida

Manos a la obra

  • Crea una lista con la información esencial del libro, es decir, el nombre del autor, título del libro, editorial y fecha.
  • Anota los hechos que puedas olvidar, estos pequeños fragmentos de información, pueden ser un ancla para recordar otras cosas.
  • Escribe citas o frases que te hayan gustado.
  • Comenta las técnicas de escritura del libro, la perspectiva de la escritura (primera persona, tercera persona, etc.), la extensión del libro, el uso de imágenes y de recursos poéticos… escribe tus impresiones personales si crees que han funcionado o no. Con el tiempo podrás identificar la buena de la mala literatura.
  • Asocia el libro con lo que acontece en tu vida, puedes escribir pequeños detalles de tus actividades en ese momento (dónde vivías, a qué te dedicabas…) con esto en mente, podrás recordar no solo detalles del libro sino de tu vida, como la forma de pensar qué tenías, intereses, entre otros.
  • Por lo general los libros te ayudan a crecer como persona. Si sientes que un libro cambia tu perspectiva de ver al mundo (te marca), debes hacer una pequeña nota clara de eso, con el tiempo al momento de repasar podrás identificar lo más memorable para ti.

Lea más de Literal: Mejora tu capacidad de concentración a la hora de escribir

Puede ser en papel o en digital

Un diario de lectura es una herramienta personalizable que puedes adaptar a tus gustos y necesidades.

Si eliges hacerlo físico tendrás que escribir a mano, por lo que te demoraras más tiempo, esto te permitirá reflexionar y tus ideas estarán más ordenadas y exactas.

No obstante, tendrás que cambiar de cuaderno a medida que vayas completando todas las páginas y deberás reservar un espacio para tus cuadernos de lecturas.

Por otra parte, si lo prefieres digital podrás reunir en un mismo espacio, años y años de listas de lectura y notas sobre recursos.

Hemos publicado en LiteralEl reto de la página en blanco

La lectura es clave para el desarrollo educacional, personal y emocional de las personas. En el diario de lectura podrás atesorar los libros que han pasado por tus manos, una especie de archivo en tu camino por el mundo de las letras.