"Manos que transforman vidas" es un proyecto social que surge a raíz de la preocupación por la educación de la niñez y la adolescencia que vive y labora con sus familias en el vertedero de Acahualinca, ubicado en Managua.

La iniciativa nació en noviembre de 2020 y está liderada por seis jóvenes que creen en el desarrollo de la infancia, el acompañamiento psicosocial y lúdico, como un medio para la promoción de los derechos de la niñez y la adolescencia.

Organizadores del proyecto Manos que transforman vidas. Literal/Cortesía

Un aporte a los derechos de la niñez

"Nacimos porque creemos que los niños en la chureca deben de tener una educación de calidad, como parte de sus derechos fundamentales contemplados en el Código de la Niñez y la Adolescencia", comentó Jessica Chávez, participante del proyecto Manos que transforman vidas.

El proyecto pretende mejorar el entorno social y natural de niñas, niños y preadolescentes entre los 3 a los 13 años, así como promover en las personas voluntarias el espíritu de solidaridad y tolerancia y adoptarlo como filosofía de vida.

"Creemos que la niñez y la adolescencia es el presente de nuestro país y deben impulsarse acciones para lograr la restitución de sus derechos, alcanzando su máximo nivel de desarrollo", citan los organizadores de la iniciativa.

Lea más de Literal: Pandemia provocó que 100 millones más de niños tengan dificultades para leer

Herramientas para favorecer el acceso a la educación

Hasta la fecha de publicación de este artículo, Manos que transforman vidas ha realizado dos actividades en el vertedero de Acahualinca.

La primera en diciembre de 2020, que consistió en llevarles juguetes, payasos, dulces y bebidas; a la vez que desarrollaron actividades lúdicas. Además, esta actividad también se realizó en el vertedero Cristo Rey de Tipitapa.

La segunda actividad se realizó en febrero de 2021, para el regreso a clases. En esa ocasión llevaron 60 paquetes escolares que incluían cuadernos, lápices, colores y borradores.

No obstante, el proyecto continúa en la recolecta de útiles escolares, pues aún necesitan materiales para crear otros 23 paquetes y cumplir con la meta propuesta.

Esas actividades han sido posibles por donaciones captadas en redes sociales y por gestiones con amistades, con el objetivo de favorecer el acceso y permanencia de ese sector vulnerable en el sistema educativo de Nicaragua.

Le puede interesar de Literal: Nueva serie para apoyar educación de la niñez en tiempos de crisis

Voluntaria del proyecto trabajando en la entrega de juguetes para las y los niños. Literal/Cortesía

Una sociedad que apuesta a la transformación

Además, con estas intervenciones, Manos que transforman vidas garantiza la liberación de estrés desde el juego, la atención psicosocial y médica.

Por otro lado, el proyecto ha promovido una campaña a beneficio de un niño que luego de un accidente necesita una platina y medicina por un costo promedio de dos mil dólares. A propósito de ello, Chávez recuerda que el nombre del proyecto surge porque "creemos que todos como sociedad podemos apostar a transformar la vida de otros niños y niñas".

De hecho, un gesto altruista ejemplo de esa premisa es el realizado por una niña que junto a sus padres donó varias cajas de lápices de colores, luego de haber ahorrado dinero de su merienda diaria.

¿Cómo ayudar al proyecto?

De esa acción, Chávez rescata elementos que podrían inspirar al resto de la sociedad para cooperar con la iniciativa, estos son: el deseo de apoyar, el valor del humanismo, la voluntad de contribuir a la igualdad de oportunidades y la capacidad de desprenderse.

Manos que transforman vidas es un proyecto que apunta a la promoción de más y mejores oportunidades de condiciones de vida, a la vez que aporta al empoderamiento de la niñez en situaciones de riesgo.

Sí deseas contribuir con el proyecto Manos que transforman vidas puedes contactarte por WhatsApp al número 78424476 o bien escribirles por sus redes sociales.