¿Alguna vez te has propuesto leer un libro en un tiempo determinado? Sin duda es un gran reto, no se trata de leer superficialmente una gran cantidad de palabras en poco tiempo, sino de aumentar la velocidad de la lectura y a su vez mantener la comprensión lectora.

Cuando no cuentas con una técnica de lectura rápida, aumentar la velocidad lectora se vuelve una tarea bastante complicada, ya que implica que tu capacidad para asimilar el contenido se vea perjudicada. ¿Te ha pasado? ¿Has releído la página anterior del texto porque se te olvido o simplemente no entendiste lo que habías leído?

Hemos publicado en Literal: Consejos para mejorar tu caligrafía


Para agilizar la velocidad lectora recuerda leer un poco todos los días. Literal/Pixabay

¿Qué tan lento eres?

Por eso, en esta entrega de Literal Periodismo Ciudadano, te brindamos algunos tips que te ayudaran a mejorar tu velocidad lectora.

De acuerdo al blog Educalive.com, la velocidad de la lectura se define como “el número de palabras que una persona es capaz de leer durante un minuto, siendo además capaz de asimilar todo el contenido de lo que ha leído”.

Para medir tu capacidad de velocidad lectora actual, puedes apoyarte de un cronómetro, como el de tu celular. Luego, elije una lectura (la que prefieras) solo ten en cuenta la cantidad de letras que tiene.

Fórmula para diagnosticar tu velocidad

Ahora, intenta leer el texto a la mayor velocidad que puedas, ¡ojo! Sin embargo, no olvides que al terminar deberás haber comprendido la mayor parte del contenido que te sea posible. Recuerda, “parar” el cronómetro y anota el tiempo.

Según Educalive.com existe una fórmula para calcular la velocidad de la lectura, “Una vez hayas anotado el tiempo, minutos y segundos, empleado en la lectura del texto, deberás transformarlo en un número entero (los minutos) con sus decimales (los segundos). Por ejemplo, si has leído el texto en 2 minutos y 32 segundos lo contabilizaremos así: 2,32 (…) Velocidad de lectura = PPM (Palabras por minuto) = cantidad de palabras/ tiempo en minutos”.

Por ejemplo, Velocidad de lectura = 800 palabras/ 3,34 minutos= 239. Tu velocidad de lectura es 239 palabras por minuto.

Si quieres hacerlo más fácil y con apoyo profesional, hay cursos en línea de lectura rápida y si quieres otras opciones, puedes descargar una aplicación de lectura en tu Ipad o Table.

Apple, por ejemplo, ofrece la apps Leer Rápido, que mide tu tiempo de lectura y te ejercita para que puedas adecuar la vista y las habilidades aprendidas en tus lecturas de forma progresiva y más rápido.

Además de Literal: ¿Cómo elegir fuentes documentales confiables?

La lectura es fundamental en nuestra vida diaria y el nivel de exigencia en esta habilidad es cada vez mayor. Literal/Pixabay

Virtudes de la velocidad lectora

  • Mejora la habilidad de pensamiento y fluidez.
  • Incremento en el desarrollo del lenguaje.
  • Reducción del tiempo invertido con un aumento de la comprensión lectora.
  • Potenciación del proceso de aprendizaje.

Leer más en menos tiempo

A continuación, estos son algunos consejos que pueden ayudarte a mejorar tu velocidad lectora:

  • Lee con la vista, no pronuncies las palabras, el cerebro reconoce las palabras sin necesidad de pronunciarla. Aunque no lo creas al pronunciar las palabras gastas más tiempo.
  • Amplia tu campo de visión y reduce las fijaciones. En este caso, fijación es cada uno de los enfoques que se hacen con la vista en un punto concreto; trata de que cada fijación incluya varias palabras o incluso frases.
  • Entrena el movimiento de tus ojos al leer, cubre la parte inferior del texto con un papel o la mano y guíate con un lápiz; de esta forma poco a poco irás concentrándote en lo que vas leyendo.
  • No releas. Continúa leyendo, no vuelvas a atrás aunque no hayas terminado de entender el párrafo anterior. Cuando hayas terminado tu cerebro rellenará los vacíos de información teniendo en cuenta el contexto.
  • No te desesperes. No cambiarás tu velocidad lectora de la noche a la mañana, este proceso necesita tiempo y práctica.
  • Busca un lugar tranquilo para que puedas concentrarte y con ello mejorar tu velocidad lectora.